Claro que estamos en una emergencia sanitaria. Claro que el poder político tiene que generar dispositivos para salvaguardar la salud de la población. Ahora, de ahí a generar pánico y temor en la población con dispositivos represivos que violenten las libertades individuales del ciudadano, es otra cosa.  

Se están observando prácticas por quienes de forma política deben resguardar la salud de la población que rozan la violación del estado de derecho ciudadano. Y esto, no admite justificación alguna. No podemos convertir a la ciudad en un campo de concentración, una suerte de gheto de Varsovia. 

La humanidad, en toda su historia, tiene varios ejemplos de sucesos de esta naturaleza. Esa misma historia es la que nos permite tener una alarma, una sensibilidad, cuando aparecen prácticas que intentan degradar los derechos fundamentales y personalísimos del ciudadano. El respeto y el buen trato entre los seres humanos ante todo.

Texto: Sergio Espinoza, Periodista.

Foto: Imagen ilustrativa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí