El aislamiento social preventivo y obligatorio es la herramienta más efectiva para combatir la propagación del coronavirus. Es la conclusión casi que unánime del mundo de la medicina. Está claro que la salud de la población es lo primordial y eso lo sostienen desde el Presidente de la Nación, pasando por los gobernadores, hasta los intendentes municipales.

Más allá de los infectados y las dolorosas muertes que ya se cuentan a miles en todo el globo, el paso del COVID -19 también provoca incalculables pérdidas para la economía. La actividad comercial se ve fuertemente golpeada. En cuarentena, los comercios están cerrados o en el mejor de los casos limitados en su atención al público.

Ante este escenario no se salva nadie. Pero es cierto que los negocios denominados “grandes” tienen recursos que les permiten surfear la crisis. Otra espalda. En cambio los chicos que “viven con el día a día” atraviesan horas complicadas. Caen las ventas e incluso en algunos casos sufren remarcaciones de la distribuidora, lo cual obliga a trasladarlo al producto final en góndola.

“Las ventas han bajado”

Diario La Portada conversó con Silvia, propietaria de la despensa Elis. “Las ventas han bajado bastante. El vecino viene y busca lo justo y necesario. Veo que compran harina, azúcar, levadura, aceite”, señala, agregando que la actual situación “le afecta a todo el mundo”, sin distinción.  

Advirtió asimismo que al recibir algunos productos básicos en manos de la distribuidora notó aumentos y se preguntó si por disposición del Gobierno no habían congelado los precios en alimentos esenciales.”Tenemos que darnos una mano entre todos. Nosotros somos una despensa chica y tratamos de mantener los precios lo que más podemos”, aseguró.

Comentó que, en línea con la disposición del Ministerio de Seguridad, a las 19:30 cierran el local. Dijo que habitualmente entre las 20 y 23 recibe a muchos clientes. “Es horario de la cena y la gente busca cosas”, explicó, dejando en claro que las pérdidas económicas no son pocas y que el esfuerzo realizado hasta el momento es grande.

“Las ventas bajaron en gran medida”, aseveró. Sobre el mostrador de atención al público posee un alcohol en gel y un cartel grande que dice “máximo 3 personas”. En la puerta una cartulina indica “abierto hasta las 19:30”. Son las medidas preventivas que también respetan. “Cuando cierro desinfecto todo con lavandina. Tenemos una ventanita abierta para que circule el aire”, acotó Silvia.

Por último, afirmó que los números no cierran y que en pocos días deberá salir a cancelar los impuestos. “No pago alquiler pero sí una boleta de luz de 22 mil pesos”, indicó preocupada, resaltando que además están los proveedores de mercadería. “En el día a día uno trate de mantenerse. Pero lo importante es ayudarnos entre todos”, completó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí