Lennart Englund: Vecina abrió un comedor en su casa y asiste a más de 40 familias

0

Ante la difícil situación económica, Mariana Caneo abrió las puertas de su casa en el Lennart Englund para ayudar a quienes más lo necesitan. A pesar de no tener gas, la vecina cocina viandas para más de 40 familias del barrio y alrededores. No recibe ningún tipo de asistencia, sólo donaciones de la comunidad. Hoy necesita carne, pollo y verduras para sostener el comedor “Los Angelitos”.

Yo empecé con el comedor el 8 de enero porque hay mucha necesidad en el Barrio Lennart Englund”, contó la vecina Mariana Caneo en diálogo con La Portada.

Asimismo aseguró que “el barrio no recibe ayuda del municipio ni del presidente de la Junta Vecinal que se negó a prestarnos la sede y por ese motivo abrí el comedor en mi domicilio”.

Mariana sostuvo que en las últimas semanas se incrementó la demanda en el comedor y que hoy asiste con viandas a más de 40 familias de los barrios Lennart Englund, Badén I, II y III y 150 Viviendas. “Estamos necesitando pollo, carne y verduras que se me complica mucho conseguirlas”, destacó la vecina.

En tanto manifestó que la comunidad es muy solidaria porque le han acercado fideos y la Panadería La Princesita le dona 10 kilos de pan.

El comedor “Los Angelitos” funciona martes y jueves a partir de las 11 horas que es cuando se comienzan a entregar las viandas a las familias. Está ubicado entre las calles Galina e Intendente Harris por costanera. El teléfono de contacto es 2945-911051. “Tengo una amiga que me ayuda porque mi domicilio es muy chiquito”, confió.

Mariana cocina para los vecinos con garrafa porque no tiene gas en su casa pero ya se está quedando sin la misma y está haciéndolo con la poca leña que le queda. Fue a pedir colaboración a los aserraderos de la ciudad pero necesita un camión para poder trasladar la madera a su domicilio. “Llamé al municipio para ver si me donaban aunque sea un metro pero no me dieron una respuesta”, declaró.

La vecina también necesita una olla más grande para cocinar porque hoy lo hace con una pequeña que le prestó su amiga y ya le está quedando chica para la cantidad de familias que asiste. “También ayudo a las personas que viven en la calle, que son muchas y de todas las edades”, manifestó.

Mariana se mostró muy agradecida con los vecinos que le acercan donaciones y contó que ella misma compra la carne para poder brindarle una comida sustanciosa a las familias. “La situación está muy complicada pero igual colaboran”, resaltó.

Por último, expresó que “todo tipo de ayuda es bienvenida, hoy lo que más estamos necesitando es pollo, carne y verduras. Pero no le voy a aflojar y voy a hacer todo lo posible para seguir adelante hasta que mejore la situación económica”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí