La Licenciada en Nutrición, Laura Rossi, elaboró una serie de recomendaciones generales a tener en cuenta para realizar la compra de productos e insumos durante la contingencia epidemiológica actual. 

Evitar realizar la compra en momentos del día en los que suelen a acudir muchas personas al establecimiento. Seguir las indicaciones del personal de seguridad para el acceso. Evaluar también el tipo de mercado/supermercado. Algunos reciben más afluencia que otros.

En el propio establecimiento, mantener una distancia de al menos un metro con otras personas y lavar bien las manos una vez que se regrese al hogar. En el mismo núcleo familiar es preferible que se encargue de la compra una única persona.

Tranquilidad, paciencia, y respeto. El abastecimiento de alimentos está garantizado por las autoridades competentes, y es innecesario e incluso perjudicial la afluencia masiva a los establecimientos.

Tratar de minimizar el ritmo de visitas al mercado o supermercado. En cualquier caso, evitar grandes superficies y preferir pequeños comercios: ultramarinos, panaderías, etc. por razones fundamentales: a) Acudirán menos personas. En algunas tiendas solo admiten la entrada de una única persona. Usar guantes para la compra de frutas y hortalizas a granel b) El pequeño comercio es el que más sufre en situaciones de emergencia. Al realizar la compra en estos lugares se favorece la economía local y la supervivencia de estos establecimientos. Además de que se contribuye a una alimentación sostenible.

Utilizar tarjeta de crédito para evitar que cajeros/as toquen dinero y estén lo mínimamente expuestos. Realizar la compra online siempre que sea posible.

El suministro de alimentos básicos está garantizado por las autoridades competentes por lo que hay que comprar solo lo necesario, y si en algún momento no hay algún producto, se repondrá en breve. Si se compra alimentos de forma exagerada, puede que otras personas no encuentren lo que necesitan y además posiblemente contribuiremos al desperdicio de alimentos, un tema de gran preocupación a nivel mundial.

¿Qué debemos comprar durante un período de cuarentena?

Los alimentos no perecederos son preferentes en estos casos, pero dado que se asegura el suministro de alimentos frescos, se pueden adquirir en las cantidades necesarias, de acuerdo a la capacidad de almacenamiento en el hogar y sin sobreestimar innecesariamente las cantidades. Se pueden y deben almacenar en la despensa o en frío, según se indique por el proveedor, pero recuerde que no debe realizar una compra exagerada, pues no es sostenible, solidario ni ético en estos momentos.

Productos secos: legumbres, pasta de harina de legumbres, frutos secos, semillas, frutas y hortalizas desecadas, harina de distintos cereales, pan, pasta, arroz, fideos, cuscús, quinoa, copos de avena, trigo sarraceno, mijo, etc. Preferir versiones integrales.

Alimentos envasados: Aceite, vinagre, sal, etc. Alimentos congelados: verduras, legumbres, pescados, carnes.

Productos perecederos que se pueden comprar frescos o refrigerados y recuerde que algunas verduras y hortalizas, previamente escaldadas (por ejemplo: calabacín, berenjena, brócoli, coliflor, judías verdes, champiñones, etc.) también se pueden congelar.

Alimentos perecederos que solo se pueden conservar en refrigeración: hortalizas (también envasadas) que no se pueden congelar (por ejemplo, lechuga), algunas frutas frescas, huevos, lácteos (leches fermentadas como el yogur o el kéfir, quesos) y perecederos que se mantienen a temperatura ambiente y no se deben refrigerar: algunas frutas frescas como la banana y los cítricos. De estos alimentos conviene comprar las cantidades ajustadas a las necesidades, siempre calculando en función de lo que se va a consumir en el hogar. Para ello se recomienda planificar un menú semanal y realizar la lista de la compra en base a éste.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí