La historia del barrio Ceferino retratada en imágenes

0

La idea de diseñar un libro digital sobre el Barrio Ceferino nació del Taller Municipal “Fotografía con voces”, dictado por el profesor Nicolás Palacios en el Centro Comunitario. Los alumnos recabaron testimonios de los primeros pobladores y fueron recreando su historia a través de fotografías. El proyecto fue presentado días atrás a la comunidad y estará a disposición en las redes sociales. 

El documental se trabajó en el marco del Taller Municipal de Formación Continua “Fotografía con voces” que se brindó desde abril hasta noviembre en el Centro Comunitario de Barrio Ceferino. Forman parte de este proyecto Mónica Hernández, Nazareno Reyes, Camila Crettón y Nicolás Palacios, con la colaboración de Fabián como editor digital y Tatiana como editora gráfica.

Con mate de por medio, los miembros del taller recorrieron cada rincón del barrio, visitaron a los vecinos y conversaron con los primeros pobladores. Todas historias de sacrificio, esfuerzo y superación con algo en común: el desalojo y el desarraigo. Algunos fueron deshabitados del Nahuelpan, otros de Lago Rosario y también de diferentes barrios.

Nicolás Palacios, el profesor del Taller de Fotografía, manifestó en diálogo con La Portada que “nosotros queríamos reflejar la historia del barrio desde la fotografía y pensamos hacerlo a través de un libro pero por los plazos y la falta de recursos no podíamos imprimirlo. Fue así que surgió la propuesta de hacerlo en formato digital”.

El primer paso fue leer todo el material bibliográfico que existía sobre el Ceferino y luego salieron a caminar el barrio donde hablaron con vecinos, quienes en general se mostraron muy predispuestos a contar sus historias. Recabaron cada testimonio y relato para después reflejarlo en imágenes. 

“Conocimos a los primeros pobladores, historias muy duras y se dieron conexiones muy lindas entre el taller y la gente. Fue una experiencia muy enriquecedora”, destacó Nicolás.

Por su parte Nazareno Reyes, uno de los alumnos del taller y vecino del Barrio Ceferino, confió que “me encontré con historias que no conocía porque no soy de salir mucho ni de tener trato con los vecinos así que los fui conociendo gracias al libro”. Además confesó que “pasé por rincones del barrio que nunca había recorrido” y que le conmovieron las fuertes historias de los primeros pobladores.

El libro tiene un pequeño prólogo y está dividido en cinco capítulos donde cada uno tiene un breve resumen: Relatos, desalojos y asentamientos; vecinos, vínculos y trabajo; actividades comunitarias, talleres y deportes; el barrio, sus particularidades y el día a día; y niños jugando en la calle y mascotas. En tanto cada foto lleva una reseña en la que habla el protagonista y no revela quién es el autor porque el trabajo fue comunitario.

Días atrás se llevó a cabo su presentación en el Centro Comunitario del Barrio Ceferino con la participación de los organizadores, vecinos y amigos. La idea es que el libro sea accesible y gratuito para todos. Se podrá descargar a través de las redes sociales y será de interés cultural para la ciudad.

Nicolás sostuvo que el libro tiene una fuerte carga emotiva por la historia que le dio vida al barrio. “Nosotros notamos que todas las historias tienen algo en común y es que las familias fueron desalojadas de diferentes lugares como por ejemplo Nahuelpan, Lago Rosario y otros barrios. El Ceferino fue un barrio que alojó a los desalojados”, resaltó.

Asimismo señaló que uno de los vecinos les contó que su mamá y hermano de 3 años habían sido desalojados de Nahuelpan y los habían dejado arriba del Arroyo Esquel. “Se encontraron despojados de todo, sin nada y fue el primer lugar donde vieron que podían asentarse estratégicamente porque tenían agua y les pegaba el sol”, comentó.

Sostuvo además que el barrio respira cultura originaria porque muchos de sus pobladores hablan la lengua mapuche pero han dejado de hablarla porque no tienen con quién hacerlo.

En tanto Lucas Lavados, coordinador de los Talleres Municipales, destacó el trabajo realizado por Nicolás Palacios y sus alumnos. “Valoramos esta gran labor que hicieron como grupo y ojalá se pueda repetir en otros barrios”, declaró.

Por último recordó que los talleres municipales son espacios gratuitos y libres para la comunidad. Este año alrededor de 300 personas participaron de los veinte talleres que se dictaron en distintos puntos de la ciudad.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí