Numerosos vecinos de la asamblea del No a la Mina protagonizaron ayer una rueda de prensa tendiente a convocar a la población a sumarse a las manifestaciones previstas para los próximos días en todo el territorio provincial para frenar la nueva embestida minera.

Sobre el inicio del contacto con los medios de comunicación, Nilda Bulzoni recordó que “hace 17 años cuando comenzó este proceso del No a la Mina sabíamos que era el punto de inicio pero no sabíamos cuando iba a ser el punto final. Y desde entonces hemos tenido momentos de sosiego y otros más álgidos, y hoy estamos en un momento álgido”.

Adelantó que “el viernes 27 es probable que se intente tratar en la legislatura la propuesta de zonificación de la provincia. Sabemos que hay un desgobierno importante en todo el territorio, y de eso hemos sido víctimas a lo largo de todo el año, y el año anterior, y el anterior, y algunos creen que la solución puede ser la minería. La población de Chubut sabe que la solución no es la minería, es por eso que volvemos a movilizarnos”.

Desde la asamblea del No a la Mina “estamos haciendo la convocatoria en Esquel y sabemos que la gente de la costa estará en la legislatura el viernes 27, con el antecedente de lo que está sucediendo en Mendoza, donde afortunadamente toda la población salió a rechazar esta decisión irresponsable. En Esquel la convocatoria es para este jueves 26 a las 19 horas en la plaza San Martín”.

Seguidamente tomó la palabra Corina Milán quien acusó de poco original los argumentos planteados por el gobernador Mariano Arcioni para retomar el debate sobre la actividad extractiva. “Está repitiendo las mismas cosas que han dicho gobernadores anteriores y funcionarios anteriores. Subestiman la inteligencia del pueblo, creen que nosotros seguimos la lógica que siguen ellos: que es la del individualismo. Cuando nosotros sabemos que lo que no es bueno para Esquel no es bueno para nadie, es un principio ético básico”.

Todos en riesgo

Milán señaló que las autoridades pueden trazar líneas en un mapa pero los ecosistemas funcionan de un modo distinto. “Entonces, si hay explotación minera, con utilización de sustancias tóxicas, con detonaciones de grandes volúmenes de roca, llevada por los vientos patagónicos, se va a afectar los cursos de agua, la calidad del aire y de la vida las principales localidades de Chubut van a estar directamente afectadas si hay explotación en la meseta”, acotó.

Por otra parte, “sabemos también cómo funciona la lógica de las corporaciones extractivistas, que siempre tratan de anclarse en el lugar más vulnerable en el sentido de la resistencia popular. Pero los pueblos de la meseta mayoritariamente no quieren megaminería. Tienen otros modos de subsistencia. Han sido abandonados por el Estado pero eligen el estilo de vida que quieren tener. Están en una situación de desventaja que lo que podemos hacer nosotros en una ciudad más grande como Esquel. Las corporaciones aparecen con 4×4 y hay una circulación de dinero que parece promisoria, pero no es más que un espejismo”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí