En el transcurso de la próxima semana tendrán lugar la renovación de autoridades a nivel nacional, provincial y municipal cumpliendo de esta manera con la voluntad expresada por los votantes en las elecciones de Junio y Octubre pasado.     

En algunos casos los cambios son realmente significativos en tanto que en otros se mantienen las figuras políticas que estuvieron los últimos cuatro años, pero más allá de esta circunstancia las expectativas no son menores.

El cambio de signo político a nivel nacional genera una importante expectativa entre quienes conforman la clase trabajadora que durante la actual gestión debió enfrentar despidos, pérdida de derechos y un constante proceso de inflación que profundizó las desigualdades sociales.

Es válido mencionar que tales expectativas deben reforzar el compromiso de quienes conducirán los destinos del país a partir del 10 de Diciembre. Y es posible que ellas “obligaran” a advertir que los próximos meses no serán sencillos.

También es justo pensar que revertir la actual situación económica y social llevará tiempo, pero ello tampoco debe ser una excusa para no avanzar a paso firme con el claro objetivo de lograr el bienestar general de los argentinos. La difícil realidad de miles de familias no admite ya falsas promesas ni excusas injustificadas.

Muchos, aún sin haber apoyado con su voto a la fórmula Fernández – Fernández, ansían un país mejor que contemple la igualdad de oportunidades y contenga a los sectores más vulnerables.

La cercanía del final de un ciclo también renueva la esperanza, sin embargo ello no implica que no se esté atento a las medidas que pueda implementar el próximo Gobierno Nacional. La esperanza permite seguir adelante, pero bajo ningún punto de vista hace a un pueblo ingenuo.       

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí