Viaja en combi con su perro por el país y su sueño es llegar a Alaska

0

Con 28 años, Martín Sánchez Balzarini dejó su carrera de Ingeniería Industrial y su vida en Carlos Paz para emprender la aventura de viajar en combi por el país hasta Alaska junto a su perro Apu. Hace un mes que se encuentra en la ciudad. Vende calcomanías y llaveros que él mismo fabrica como así también realiza trabajos de herrería y carpintería para juntar dinero. “Yo era muy estructurado, pero cambié mi forma de pensar y hoy este es mi estilo de vida”, aseguró.

Martín llegó a la redacción del diario La Portada acompañado de Apu, un rottweiler negro, que prefirió dejar en la combi durante la entrevista porque se encontraba recuperándose de una operación. Es su primera vez en Esquel. Antes pasó por Bariloche y El Bolsón. “Estoy enamorado de la Patagonia”, confesó.

El joven vivía en Carlos Paz donde estudiaba la carrera de Ingeniería Industrial y se puso una empresa de viajantes de seguridad industrial con matafuegos. Su vida era tranquila, sin sobresaltos y de vez en cuando visitaba los pueblitos del interior por trabajo. Pero todo cambió cuando comenzó a conocer gente que viajaba como estilo de vida y le picó el bichito de querer intentarlo. “Empezó como un sueño y durante mucho tiempo me imaginé viviendo así, conociendo gente y lugares, así que decidí armar una combi”, relató.

“Prácticamente la inventé toda, se la compré a un hippie que había vuelto de un viaje y la vendía por partes. Después compré el motor por otro lado, el techo lo fabriqué con fibra de vidrio, le puse ruedas de camioneta y le coloqué un motor en el medio”, explicó.

Martín pensaba viajar con su novia pero al momento de emprender la aventura se separaron y terminó saliendo acompañado por un rottweiler cachorro que le regalaron: Apu. “Salí con poca plata, 5 mil pesos, porque la idea es generármela en el camino. Me fabriqué un tallercito donde hago llaveros de resina y lo vendo en las ciudades turísticas. Me paro en plazas o la vía pública con una mesa y un cartel que dice: “Me ayudas a hacer kilómetros” y con eso vivo hace nueve meses”, confió.

El camino proyectado es Argentina–Alaska. Sin embargo no se pone tiempos ni recorridos. “Dejo que todo fluya, no llevo control de la plata, los gastos ni de las ciudades que he visitado”, expresó.

Martín contó que solía ser muy estructurado y que cambió mucho su forma de pensar. “Me egresé de un Colegio Secundario Técnico y después hice la carrera de Ingeniería Industrial así que cuando salí de viaje modifiqué ese esquema mental que tenía y fue la mejor decisión que tomé en mi vida”, aseguró.

Su familia y sus amigos lo apoyan en esta aventura. En Carlos Paz lo tenía todo y vivía cómodo pero descubrió con esta experiencia que le gusta ponerse a prueba. “Esto de viajar sin plata y generarla en el camino hace que todos tus sentidos estén activados. Cuando menos plata hay, surge la creatividad. Uno siempre trata de darle la vuelta”, manifestó. Un ejemplo de ello fue lo que hizo en El Bolsón. Como no le permitieron vender llaveros en la plaza, se hizo una amiga mochilera de Mendoza con la que empezaron a vender panes rellenos y budines. También hace trabajos de herrería y carpintería. “Me doy maña con muchas cosas”, dijo.

El destino es Alaska pero todavía tiene mucho camino por recorrer. Por ahora se encuentra en Esquel y tiene pensado ir hacia Futaleufú. “La idea es llegar a Ushuaia para empezar a subir hasta Alaska”, indicó aunque no tiene nada planificado.

Por las noches divide su sueño entre la combi o alguna casa donde lo invitan a dormir. “La gente es increíble, superó ampliamente mis expectativas y es lo más lindo del viaje. Yo pensaba que iban a ser los lugares pero te encontrás con personas que pareciera que uno las conoce de toda la vida y eso te motiva a seguir”, confió.

Al ser consultado sobre por qué eligió Alaska, Martín respondió que “es el extremo norte, es lo más al norte que se puede llegar del continente pero me motiva más el camino que el destino. La idea es llegar a Alaska y decir qué lindo estuvo el camino”.

Por último, el joven aventurero declaró que “este viaje me lo tomo como estilo de vida por el tiempo que sea. Vivo el presente y no pienso en el después. Disfruto el hoy. Mi página de Facebook es Viviendo Caminos porque no tengo otra meta que no sea esa”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí