“Los hermanos sean unidos porque ésa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera”, aseguraba José Hernández en su obra del gaucho Martín Fierro. Víctor y Héctor hacer honor al famoso poema. Amigos, colegas y padres. Los Sarquis. 

Son las 17 horas. Es jueves. Una lluvia tenue comienza a caer sobre la ciudad. Víctor abre la puerta del estudio jurídico de Avenida Alvear y gentilmente invita a pasar. En la oficina principal espera Héctor. Ambos del otro lado del escritorio. Difícil diferenciarlos. Mismos rasgos físicos. Un tono de voz similar. Y para colmo, llevan puesto sweaters calcados.    

La charla duró poco más de una hora. La infancia en Leleque, el negocio familiar, el mundo de la abogacía, los seres queridos y una sociedad que los cobijó desde el primer día, los temas en la entrevista con diario La Portada. “Esquel nos recibió con los brazos abiertos”, agradecen estos conocidos vecinos. “Nuestro sentido de pertenencia es grande”, agregan. 

Nacieron (sobra aclarar que el mismo día) a mediados de los 40. Una década antes los padres habían decidido radicarse en la zona de “Vuelta del Río”. Más tarde se mudan a Leleque. “Prácticamente nos criamos ahí”, cuentan. Un almacén de ramos generales era el principal sustento.  Acceder a la educación primaria no fue sencillo.

El “jefe” de la familia se las ingenió para educar a Víctor, Héctor y a los dos hermanos mayores. Impulsó la creación de una escuela a la que también asistían chicos de estancias cercanas. En plena adolescencia, Leleque ya quedaba chico para estos gemelos curiosos. Los esperaba Buenos Aires. El salto en el estilo de vida sería abismal; de un pequeño pueblo a una metrópolis.

Al secundario lo completaron en el prestigioso Colegio La Salle. Con el diploma, surgió el dilema: trabajar o estudiar. Optaron por el Derecho. “Hicimos juntos el Primario, Secundario y la Universidad”, asienten. El camino en la UBA no fue sencillo. Interrumpieron varias veces la cursada para atender el negocio en Leleque. Víctor incluso hizo el servicio militar obligatorio y demoró más su estadía en Abogacía.

Sigue la charla y se detienen en un hecho puntual: el trazado de la Ruta que conecta a Esquel con el resto de la Comarca Andina. Esa obra vial resultó ser un duro golpe para la economía de la familia Sarquis. Con el nuevo camino se perdió gran parte de la clientela. Además tocó otra importante fuente, un despacho de combustible. Los vehículos ya no pasarían a cargar por la agencia.

Rumbo a Esquel

Recién salido de la Casa de Altos Estudios, y con 29 primaveras encima, Héctor se traslada a Esquel para probar suerte. Al poco tiempo lo seguiría su hermano. Corría el 75. Argentina estaba a punto de caer en las garras de la dictadura. Casi que de inmediato destacan la acogida de Fernando Daher y de los Ripa, mentores en el campo de las leyes. Aprendieron el oficio junto a don Julián, de quien tienen un excelente concepto. 

“Terminamos la Universidad teniendo teoría pero poca práctica”, enfatizan. En la casa Ripa, en Avenida Fontana, incorporaron las primeas armas. “Una vez don Julián nos dio un consejo. Dijo que para nosotros era mejor ser unos malos abogados Sarquis que unos buenos abogados Ripa. Nos propuso que debíamos hacer nuestro propio camino”, manifiestan.

Explican que la ciudad era muy distinta a la actual. En aquella época estaba finalizando la obra de la Hidroeléctrica “Futaleufú”, lo que aseguran había generado toda una revolución a nivel comunidad. “Circulaba mucho dinero. Abogados había un montón. Pero cuando concluyeron los trabajos en la presa se fueron”, recalcan.    

El estudio propio lo instalaron en la intersección de Avenida Fontana y casi esquina Rivadavia. “Los vecinos veían un movimiento grande. Se comentaría que nos iba bien. Pero en realidad eran todos conocidos del negocio de la compra y venta que habíamos hecho con el ramos generales en Leleque”, se ríen al unísono.

Cuando lo económico empezó a sonreír un poco, y con unos pesos en el bolsillo, se lanzaron a construir el edificio que hoy está en Avenida Alvear, a pasos de la Panificadora. “Trabajamos siempre juntos salvo cuando Héctor estuvo dos años en la Municipalidad siendo secretario del 81 al 83”, señala Víctor, que -por su parte- a mediados de los 90 integró la Cámara en lo Criminal del Poder Judicial. 

Confían que casi no recuerdan peleas fuertes. “Hemos tenido discusiones como cualquier par de hermanos. Algún ojo negro apareció”, bromean. Subrayan que gracias a la condición de abogados conocieron bastante gente e hicieron amigos. Incursionaron también en ámbitos como la docencia y la Cooperativa “16 de Octubre”.

Afirman que los paradigmas cambiaron, fueron mutando con el correr del tiempo. Antes, enfatizan, los problemas eran resueltos a través del diálogo sin la necesidad de exponerse a un juicio. En el caso de Víctor, transmitió a dos de sus tres hijos la pasión por el oficio de las leyes. El muchacho de Héctor salió futbolista. En la actualidad es entrenador en las infantiles de Racing Club. 

Los seres queridos y la familia son todo para estos gemelos inseparables que Esquel adoptó como propios. “Tuvimos la suerte de llegar a una comunidad que nos abrió los brazos. Nos sentimos parte de ella desde un primer momento”, reiteran.

Existen otras facetas de la vida que los une, más allá de los tomos de libros y artículos de la Constitución. La camiseta de Boca, por ejemplo. Se declaran también amantes del folklore y la música. Las caminatas compartidas por la Avenida para trabajar el cuerpo están a la orden del día.   

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí