Con las fuerzas de una madre que lucha por su hija, Romina Villaverde decidió contar en una entrevista con La Portada el dolor que atraviesa a la familia. “En septiembre del año pasado mi hija, que estudia en Córdoba, viajó a la ciudad por los paros que había y porque le pedí que viniera a casa conmigo. Ella llegó un miércoles y el sábado me pidió salir con una amiga”, relató.

Esa noche su hija no llegó a la hora que acostumbraba a hacerlo. Romina, preocupada, comenzó a llamarla pero nunca la atendió, entonces decidió probar con la amiga que había salido con ella, quien tardó en contestarle. “Me dijo que mi hija se había ido con un hombre y yo le dije que era imposible porque estaba de novia y ella lo sabía, entonces le pregunté cómo la había dejado irse así. También le pregunté qué pasaba con el teléfono de mi hija y me dijo que se lo había olvidado con ella, lo que me pareció sumamente raro”, expresó.

Más tarde la amiga de su hija le avisó que la había llamado desde otro teléfono y le mandó una captura de pantalla de un mensaje en el que decía que ya estaba camino a su casa. “Yo me quedé tranquila pero apareció a las 10 de la mañana, subió corriendo a su habitación y yo no la alcancé a agarrar. Ella estaba hablando con una amiga por teléfono y en ese momento me entró un mensaje de su novio diciéndome que a mi hija le habían hecho algo que no quería”, contó con lágrimas en sus ojos.

Romina buscó rápidamente a su hija y vio que se encontraba muy mal. “Me dijo lo que le habían hecho, le pregunté si conocía al chico y me dijo que no, que nunca en su vida lo había visto y que ella no podía mover las manos ni las piernas. No se acordaba ni siquiera del momento en el que había salido del bar donde estuvo”, explicó su mamá, quien tiene constancia de que su hija había estado bien hasta las 3 de la mañana por sus historias en la red social Instagram.

Sin demorarse un segundo, Romina cubrió a su hija con un abrigo y la llevó a su doctora de confianza, quien le aconsejó que la trasladara al hospital donde actuaron de acuerdo al protocolo. “Ella no quería que la toquen, no quería hacer la denuncia y yo la respeté como lo voy a hacer siempre. El doctor que nos atendió me dijo que tenía indicios -de violación- y que necesitaba avisar a la Policía pero ella no quiso. Luego me dijo que tenía que agradecer que mi hija no estaba muerta”, sostuvo.

A partir de ese día comenzó la lucha de Romina y su familia. Sólo piden que se haga justicia para que su hija pueda volver a caminar tranquila por la ciudad. “Yo empecé a investigar por mi propia cuenta hasta que logré que la amiga de mi hija me dijera quién era el chico y hoy está imputado”, señaló.

La denuncia la radicó en enero de este año, a pocos meses de lo ocurrido, cuando su hija tuvo las fuerzas para hacerlo. Pero hoy, a diez meses, teme que la investigación no siga su curso y la causa se archive. “En su momento la fiscal María Bottini me dijo que no había nada más por investigar y yo apelé esa decisión. El juez Martín Zacchino me dio una audiencia y me dijo que para él no debía cerrarse el caso”, expuso.

Romina, en este sentido, recordó que a su hija los estudios psicológicos y médicos le dieron positivos. “Hay llamadas cruzadas entre la amiga de mi hija y el imputado que no las han investigado en profundidad”, planteó.  

Por este motivo solicitó al Fiscal en Jefe, Fidel González, quien se encuentra al frente de la causa, que continúe investigando. “Yo sé que hay más víctimas”, aseguró. Mientras que destacó angustiada que “mi hija vive con miedo y no quiere venir a la ciudad porque no se siente protegida. Me pidió que les dijera a las mujeres de Esquel que la ayuden, que salgan y denuncien. Yo voy a estar con quiera hacerlo para que esto no quede así”.

Por último Romina confió que “esto nos mató como familia, queremos justicia y que este chico no esté más en la calle. Nunca más vamos a volver a ser los mismos”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí