Mario Cárdenas delegado de ATE Esquel en Parque Nacional Los Alerces y Juan Zermoglio trabajador de la Secretaria de Agricultura Familiar y congresal del Sindicato ofrecieron una conferencia de prensa en la cual detallaron los reclamos del primer sector que originó un quite de colaboración y de despidos en el segundo caso.

“Desde ayer estamos en asamblea permanente y realizamos quite de colaboración”, indicó Cárdenas y agregó que “hace tiempo venimos reclamando los pases a planta y mejoras salariales de los compañeros”.

“No hemos tenido respuestas en estos cuatro años. Nos prometieron una mesa de trabajo para regularizar los pases a planta, pero no se ha cumplido”, manifestó. Remarcó que la situación de precariedad laboral afecta a cincuenta trabajadores (brigadistas de incendios y personal administrativo) a quienes “todos los años se les renueva el contrato”.  

El delegado sindical se mostró esperanzado con la “reunión que tendremos mañana en Bariloche con directores de Parques Nacionales. Veremos qué propuestas traen”.

Destacó que de acuerdo a los resultados obtenidos en la reunión “si hay propuestas positivas se evaluarán y trataremos de encontrar una salida a través del diálogo. Si no traen propuestas a las situaciones planteadas se pensará en agudizar las medidas de fuerza” con la extensión del quite de colaboración y mayor visibilización de los reclamos.    

Fallo contradictorio

Juan Zermoglio, por su parte, informó que “el Ministerio de Agricultura Familiar me despidió por segunda vez en esta gestión a través de un fallo de la Cámara de Comodoro”. Señaló que dicho fallo “es contradictorio porque en primera instancia se ratificó mi vínculo laboral y mi condición de congresal de ATE”.

Indicó que “esta situación es un claro mensaje político hacia los representantes de los trabajadores. Es una vulneración y un no reconocimiento a los empleados  de Agricultura Familiar”.

“Hace diez años soy técnico en la Secretaria”, puntualizó y destacó que desempeña su labor  “bajo Ley Marco que refiere a una contratación automática anual. Lamentablemente nunca firmamos un contrato y en eso la Cámara justifica que el mío venció en 2018. Pero no hay nada firmado y eso muestra que es una decisión arbitraria”.

“Seguiremos apelando y presentaremos un recurso a la Corte Suprema. Seguiremos luchando”, remarcó.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí