La otra escuela

0

Mamás y papás se organizan para dar “clases” a sus hijos en medio del paro

 

No pretenden reemplazar a la educación formal y saben que en caso de prolongarse el conflicto docente no van a poder revertir la pérdida del año escolar. Aspiran a que los chicos se mantengan activos y no pierdan prácticas de estudio.

 

El 6 de julio arrancaron las vacaciones de invierno y  desde entonces se fueron sucediendo las medidas de fuerza de los trabajadores de la educación que no reciben el pago de haberes en tiempo y forma. Y a la deficitaria situación edilicia se sumó el reclamo de los auxiliares de la educación y la suspensión del boleto estudiantil.

Son varios miles los chicos que no pisan su escuela. Niños y adolescentes que se la pasan mirando la tele o frente algún dispositivo electrónico, quizás jugando afuera los días lindos. Algunos se mantienen en movimiento por los clubes, las escuelas deportivas o talleres de arte. Lo menos, no pierden la cercanía de los libros a partir de clases particulares, estudios informales o de idioma.

Entre los últimos se encuentran los hijos de un grupo de vecinos, que decidieron organizarse aunque más no sea para crearles cierta rutina y un espacio de socialización. Son reuniones diarias de entre 3 y 4 horas que se van trasladando de casa en casa. Hay una mamá que se encarga de repasar Matemáticas, otra da Lengua o Historia. También ven geografía, dependiendo de la disponibilidad y el conocimiento de los propios papás. O incluso utilizan el tiempo de encuentro para realizar caminatas o asistir a la proyección de documentales vinculados al medio ambiente, como ocurrió la semana pasada en Trevelin.

“La  idea fue que los chicos no cayeran en un clima depresivo”, explicó Alina Greslebin, una de las mamás que arrancó con la movida. “La verdad que somos un grupo de padres que tenemos alumnos en primer año, que estaban re entusiasmado con la escuela, con muchísimas ganas de ir, y empezamos a ver se empezaban a deprimir, que estaban tristes por no poder asistir a la escuela. Así que decidimos hacer grupos de estudio, bajando contenidos de la página del Ministerio”.

Aclaró que las “clases” se realizan de una manera muy informal, “tratando de trabajar ciertas habilidades y ciertas competencias. Pero sobre todo tratamos de generar un espacio para que los chicos se puedan encontrar con sus pares, así que es un espacio de aprendizaje, de juegos, de socialización y divertimento”.

 

De boca en boca

“Arrancamos hace ya tres semanas –continuó diciendo Greslebin-. De apoco se fueron sumando distintas mamás. Tenemos un mínimo de cinco y un máximo de 9 estudiantes pero la realidad es que los chicos lo van comentando y de boca en boca va surgiendo el interés de otros compañeros. Por suerte son muchos los que van preguntando si se pueden sumar, y vienen con ganas”.

Aclaró que la posibilidad de incorporar más chicos esta limitada por el espacio de las viviendas de cada familia. “Hay compañeros de mi hija que le preguntan si pueden venir, si se pueden sumar, y nos encanta que se sumen los chicos. La limitación es el espacio porque estamos en nuestras propias casas. El espacio queremos dejarlo abierto en la medida de las posibilidades”.

Sobre los estudiantes, mencionó que son chicos de escuelas secundarias fundamentalmente, de la 713, 758 o Politécnica que compartieron estudios primarios en la escuela experimental y quedó el contacto entre los papás.

 

Chicos activos

Advirtió la mamá que estos encuentros no van a impedir que los chicos puedan llegar a perder el año escolar. “No se si sirve para no perder el año, sirve mantener a los chicos activos en una situación de aprendizaje. Sabemos que no van a alcanzar la cantidad de contenidos pero trabajamos en lo que podemos. Soy docente universitaria y estoy convencida de que lo importante es que mantengan la actitud de estudio. Los chicos los hacemos leer, los hacemos resolver problemas, razonamientos lógicos, comprensión de textos, son piezas que les van a servir para toda la vida. Nos conforma el hecho de no estar perdiendo el tiempo y que los chicos no pierdan las ganas de estudiar”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí