Los resultados de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) marcaron una diferencia inesperada entre las fórmulas presidenciales Mauricio Macri – Miguel Ángel Pichetto  y Alberto Fernández – Cristina Fernández.

Este resultado trajo infinidad de consecuencias que van desde la inestabilidad en los mercados hasta una desafortunada y cuestionada conferencia de prensa del Presidente de la Nación de la cual debió arrepentirse días después.

Y en un intento de “torcer” los resultados electorales de cara a las elecciones generales de Octubre el Gobierno anunció una batería de medidas que – en teoría – benefician a los sectores más vulnerables. Sin embargo, los especialistas en materia económica aseguran que esas medidas son insuficientes porque no alcanzan a cubrir el impacto que la crisis tiene en la clase trabajadora cuyos integrantes deben hacer frente a los constantes incrementos de la canasta básica.

Se desarrolla, en este contexto nacional, una crisis provincial que comenzó afectando a los empleados públicos  con la demora en el pago de sus salarios y el no funcionamiento de la Obra Social SEROS. Los reclamos se fueron sumando ya que además no se cumplen los acuerdos de incrementos salariales acordados en negociaciones paritarias.

El pago escalonado regresó y lucha de los trabajadores también volvió a las calles y a las rutas. El circuito económico de la ciudad comenzó sentir el impacto de una crisis que – según se dijo días atrás – podría extenderse por algunos meses más.

La incertidumbre (en una extraña conjunción con la esperanza) hace pensar a muchos en una salida a la crisis económica ligada a un eventual cambio de gobierno nacional, pero si eso ocurriera no será en lo inmediato. Habrá que recorrer un largo camino hasta el 10 de diciembre y hasta entonces solo queda esperar intentando que la crisis afecte lo menos posible si es que ello aún es posible.

Foto: Imagen Ilustrativa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí