Alumnos, docentes y directivos de la Escuela N° 735 llegaron al final de la primera etapa del año sin contar con un espacio físico adecuado para el dictado de clases. Y se desconoce, por el momento, si será posible retomar el ciclo lectivo una vez superado el receso invernal.

Oscar Lenarduzzi director de la Escuela, en diálogo con La Portada, sostuvo que “la situación se vive con angustia porque lleva varios días y no parece tener una solución desde lo comunicativo. Los días pasan y para los trabajos que hay que hacer es poco el tiempo”. “La solución definitiva para los problemas de la Escuela, que son de larga data, es un edificio nuevo. La estructura del techo está en un informe del año 2014. Siempre se estuvo al tanto de la situación, pero no se buscó solución”, manifestó.

“Lo más conveniente es hacer un edificio nuevo acorde a la normativa de arquitectura escolar”, indicó y agregó que el edificio “no fue pensando como una escuela y no con la matrícula de cuatrocientos setenta alumnos. El edificio tiene cero mantenimiento desde hace años: la última vez que se pintó la escuela fue en 2007”.

Respecto de la decisión de suspender las clases aseguró que “sentí mucha bronca. Mi hija asiste a la escuela por lo que la situación me toca como director y como padre”. “Tomé esa decisión porque toda la responsabilidad civil recae sobre mi persona”, señaló.

Derechos vulnerados

Al ser consultado sobre el protagonismo de los alumnos en el reclamo de contar con un espacio digno mencionó que “independientemente de las gestiones que se puedan hacer ante distintos organismos los chicos tienen el derecho a ser escuchados y a que su palabra se tenga en cuenta”.

Lenarduzzi remarcó que “los chicos están bien formados para esto y son críticos de su pensamiento. La dirigencia política se siente molesta ante las palabras que dicen, pero no dicen más que la verdad. Los chicos tienen sus derechos vulnerados desde hace tiempo y nadie les da solución. Los chicos protestan con apoyo de los padres, docentes y de la comunidad porque el reclamo data de 25 años atrás. Hay notas que así lo muestran”.

Mencionó que “miento si digo qué va a pasar después del receso. No hay un plan y el tiempo pasa. Si me dicen que en quince días van a cambiar la estructura del techo me reservo de creer”. Y fue preciso al sostener que “el dispositivo de emergencia (permanencia de docentes en el Salón de la Cooperativa 16 de Octubre para recepcionar y entregar trabajos a los alumnos) es algo que no se puede sostener en el tiempo porque pedagógicamente sabemos que no dará resultados. Los chicos necesitan de la presencialidad y también los docentes. En la semana sólo el 40 por ciento de los chicos se acercó a buscar trabajos. Hay un 60 por ciento de chicos a los que no pudimos llegar. Así no es educación para todos, sino para algunos”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí