La exposición fotográfica y documental reunió durante el mes pasado -en la planta alta del complejo cultural “Melipal”- a una importante cantidad de vecinos, muchos de los cuales fueron alumnos y docentes de establecimientos educativos de Nivel Secundarios, todos interesados en conocer más sobre la temática en cuestión.

En diálogo con diario La Portada, Adela Huaiquimil y Adriana Baigorria trazaron un balance netamente “positivo” de la actividad, resaltando fundamentalmente la participación de diferentes escuelas de la ciudad como así del público en general. El viernes por la tarde dieron la última charla ante estudiantes secundarios, quienes atentos escucharon e indagaron sobre el pasado de las comunidades ancestrales.

“Mostraron mucho respeto e interés por saber”, destacaron ambas y agradecieron, asimismo, al plantel docente que acompañó en las jornadas.  Es preciso mencionar que “Prisioneros de la Ciencia” es impulsada por el colectivo GUIAS. Incluye material que estaba en el renombrado museo de la ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires.

“Bajaron todo esto que antes era exhibido como una simple cosa. Junto con ello hay una investigación previa para determinar de dónde viene. La gran mayoría de los restos del Museo de La Plata son de la Patagonia y puntualmente de Chubut. Pareciera que (Francisco) Moreno tenía una atracción particular por la provincia”, señaló Adriana.

Agregó que la propuesta, ahora en Comodoro Rivadavia, deja el descubierto “las consecuencias de la mal llamada Campaña del Desierto. Para los pueblos originarios eso se denomina Genocidio Fundante del Estado argentino. Se produjo muchísimo daño. Cuando hablamos con los alumnos les hacemos ver similitudes con el golpe militar ocurrido en el país en marzo de 1976”.

Aseguraron que el norte al que debe apuntarse como sociedad es la constitución de “un futuro todos juntos”, sin exclusiones y sustentado en la base del “respeto y el reconocimiento”. Cuestionaron además en esta charla la construcción cultural, social e histórica que dio la espalda a los pueblos ancestrales.

Adela apeló luego a obras literarias reconocidas como “Facundo” de Sarmiento y “La Cautiva” para explicar la arbitraria dicotomía entre civilización y barbarie. “A partir de Prisioneros de la Ciencia pretendimos también  mostrarles a los chicos cómo en los libros de historia siempre surge la figura del malvado indio”, manifestó.

Reconocieron a su vez que tampoco fue sencillo para el conjunto de los descendientes abrirse, salir a la comunidad a hablar. “Es todo un proceso de parte nuestra. Plantarnos, decir somos esto y con orgullo. Como sociedad es necesario respetarnos y mirarnos de otra manera”, ampliaron.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí