Ante la difícil situación económica que atraviesa la ciudad, el Grupo Joven Ceferino tomó la decisión de ofrecer una copa de leche para los niños y niñas del barrio. Será en su Salón de Usos Múltiples, ubicado en 25 de Mayo y Pasaje Hermana Mercedes. Estiman que recibirán alrededor de sesenta chicos por lo que se encuentran solicitando la ayuda de la comunidad. Necesitan galletitas, leche, té y azúcar.

Rubén Castagnino, quien es miembro del Grupo Joven Ceferino en Esquel, sostuvo en diálogo con La Portada que “la situación está muy complicada y alguien tiene que hacer las cosas así que decidimos empezar con un merendero para los niños del barrio”.

El merendero llevará el nombre de “María Antieco” en reconocimiento a su compromiso social, su participación en el Grupo Joven Ceferino y el cariño que le tiene el barrio. Funcionará en el Salón de Usos Múltiples ubicado en 25 de Mayo y Pasaje Hermana Mercedes.

Su trabajo es a pulmón y con esfuerzo propio. Hoy necesitan de la ayuda de todos. “Estamos juntando galletitas, leche y todo lo que se pueda; todo es bienvenido”, destacó.

Asimismo Rubén manifestó que “los más chicos son los que más sufren, nosotros lo hemos pasado de niños y sabemos cuáles son sus necesidades”. En tanto estimó que el merendero recibirá alrededor de sesenta niños y niñas. “El espacio es grande así que creemos que van a concurrir muchas personas”, señaló.

El Grupo Joven Ceferino se formó hace veinte años pero en el último tiempo estuvo cerrado por falta de apoyo y la situación económica. Sin embargo la renovación de la comisión directiva hizo que cobrara un nuevo impulso. Hoy se encuentran trabajando para este merendero y tienen muchos proyectos en mente. Planean brindar otras actividades en el SUM con el fin de generar ingresos que permitan sostener la copa de leche y el pago de los servicios. También se encuentran juntando ropa, calzados y abrigo para dárselo a los chicos y las personas adultas que lo necesiten.

 

Receso escolar

Seguidamente Rubén se mostró preocupado por la llegada del invierno. “Es la época más difícil y los chicos no van a poder contar con el plato de comida que le dan en la escuela por las vacaciones”, señaló. Por ese motivo no descartó la posibilidad de abrir también un comedor. “Vamos a empezar con el merendero y después vamos a ver si podemos dar una comida al mediodía. Tenemos que analizarlo bien porque hay que pagar el gas y la luz”, declaró.

Por último, Rubén contó que “se nota mucho la falta de trabajo, sobre todo en la gente grande, y los chicos son los más afectados porque necesitan una taza de leche y un plato de comida todos los días”.

Los interesados en colaborar pueden comunicarse a los siguientes teléfonos: 02945-15647694 (Paola), 02945-15554085 (Rubén) ó 02945-15516714 (Andrés).

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí