La idea comienza a gestarse luego de una intensa capacitación de varias semanas, realizada hace un par de meses en la fábrica de bloques del barrio Lennart Englund. Lo que en diciembre del 2018 era un sueño difuso hoy está cerca de convertirse en realidad.

Karina Figueroa y Paola Jara repasaron, en diálogo con diario La Portada, los pasos administrativos que vienen completando para obtener la personería jurídica, y de esta manera estar legalmente constituidos como una Cooperativa de Trabajo.

Explicaron en la entrevista con este medio que todo nace el 5 de septiembre del pasado año con una instancia de formación, impulsada por el Consejo de la Mujer y la coordinación de Juan Sepúlveda, presidente de la Junta Vecinal del Lennart Englund.

Ambas hicieron el curso de principio a fin. La necesidad en una era construir el paredón de su casa y en otra avanzar con la casa propia, un anhelo que para muchos pareciera ser utopía. En ese espacio del “Rural Vieja” aprendieron el oficio y conocieron el funcionamiento de la maquinaria.

Confiaron que terminada la capacitación decidieron darle forma a un proyecto laboral amplio. Agruparse en una Cooperativa apareció rápido como la mejor opción. “Esto surge como necesidad de trabajo y del producto en sí”, aclararon.

Comentaron que hoy son ocho mujeres y dos hombres. Hace unos días mantuvieron una reunión con autoridades de la Subsecretaría de Relaciones Institucionales de la Provincia, quienes comprometieron asesoramiento técnico.      

“Hablamos de una salida laboral y de un servicio a la comunidad”, enfatizaron, agregando que empezaron con la presentación de documentos solicitados por el Instituto que regula el funcionamiento de las entidades cooperativas. “Lo importante es que ya arrancamos”, coinciden. 

Campo de acción amplio

Resaltaron que la intención es ofrecer varios servicios, no sólo la fabricación de bloques. Es un paso que están definiendo y que estará supeditado también a las habilidades de los integrantes. “Queremos dar todo tipo de construcción”, agregaron.

Hasta tanto les llegue la habilitación provisoria del INAES, quieren ir ganando tiempo. Hacer el playón es la tarea inicial. Aquí realizaron un pedido a los vecinos. “Necesitamos si alguien quiere donar maya de seis, cemento y ripio”, informaron. La mano solidaria de los esquelenses siempre brota.

El terreno está disponible. La proximidad del invierno se presenta como una amenaza. Trabajar al aire libre es un obstáculo ya que las temperaturas bajo cero afectan a los bloques. “Tenemos bloqueras manuales. Es mucho trabajo pero sale muy bien”, subrayaron.

Confiaron entusiasmadas que ya tienen varios pedidos y encargues de vecinos, pero “no tenemos aún dónde hacerlos”, reiteraron. De nuevo, plantearon que la construcción del playón es una prioridad, una necesidad imperiosa.

El grupo está conformado por mujeres y dos hombres, de distintas edades. Karina y Paola no disimularon sus ganas de empezar cuanto antes. Se miran y casi que al unísono dicen que “el servicio es necesario”, más aún cuando “la necesidad de vivienda en Esquel es grande”.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí