A raíz de la nota publicada en diario La Portada, que refleja el reclamo urgente de una familia del Don Bosco sobre la acumulación de basura en cercanía de la vivienda, Hollman habló sobre la situación de los contenedores.

El funcionario explicó primero que la gestión de los residuos forma parte de un sistema complejo que supone en su recorrido eslabones tales como la separación en origen, el servicio de recolección y el tratamiento en la planta.

Algunos desechos (chatarra, escombros, etc.) siempre resultaron difíciles de ser incluidos en las rondas habituales del camión recolector por lo que la Municipalidad pensó en una suerte de “cordón” de contenedores que abrace distintos sectores de la comunidad.

Detalló que ubicaron en el Don Bosco, Ceferino, Badén y en ruta, donde hay núcleos de vivienda cercanos. “No todos tienen un buen manejo por parte de los vecinos”, admitió y aseguró que eso termina perjudicando a los hogares próximos.

Señaló que en algunos “se tira cualquier cosa” y citó como ejemplo lo que ocurría en el Área Operativa. Respecto al que está en el Don Bosco, motivo de queja por parte de una familia, contó que fue localizado ahí para atender a las casas de la zona alta sin acceso por calle.

Recordó que en su momento la presidenta de la Asociación Vecinal solicitó al municipio este depósito.  “Es difícil manejarlos porque hacemos la limpieza y a los pocos días ya los ves nuevamente desbordados”, agregó.

Avisó que la intención es retirarlos y “que cada domicilio tenga su cesto de basura”, cumpliendo así con la ordenanza vigente. Consideró que el sistema de estos depósitos amarrillos quizá no arroja buenos resultados y encontró el argumento principal al señalar que aún es necesario reforzar la concientización social.

Más equipados

Por otro lado, destacó que en el transcurso de los últimos meses el área de Recolección de Residuos fue incorporando elementos de trabajo nuevos y ponderó la reciente entrega de unidades móviles, 0 kilómetro. “Al inicio de la gestión lo que habíamos visto era la falta de equipamiento”, contó.

Indicó que la prestación solía verse afectada por los camiones en reparación. “El objetivo era empezar a mejorar y en ese contexto sumar nuevos camiones ayuda mucho, facilita la tarea del personal y evita que el municipio haga desembolsos grandes en repuestos”, añadió.

Hollman confió, para concluir la entrevista con La Portada, que el norte es renovar la flota de vehículos completa. “Tener todos modernos”, enfatizó y precisó que hoy el servicio cuenta con unidades modelo 2018 y otras 91. Este último grupo “cumplió su ciclo”, amplió.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here