Hoy lunes 25 de Marzo se conmemora un nuevo Día del Trabajador de Prensa que remite al establecimiento en 1944 del Estatuto del Periodista Profesional de la República Argentina. Se recuerda, además, el aniversario del asesinato de Rodolfo Walsh periodista y escritor que perdió la vida durante la última Dictadura Militar.

A lo largo de los años mucho se cuestionó la labor de los trabajadores de prensa por diversas circunstancias. Algunos los consideran integrantes del  “cuarto poder” y en el imaginario colectivo – hasta no hace mucho tiempo – existía la creencia que formaban parte de una clase privilegiada que percibía sueldos exorbitantes.

El cierre de una importante cantidad de medios de comunicación, los centenares de despidos en todo el país y la acuciante precarización laboral (porque a veces es mejor poco que nada en materia de ingresos) hicieron correr el velo sobre una creencia que no alcanza a la mayoría de los trabajadores de prensa.

La realidad, en los últimos años, nos encontró en la calle defendiendo nuestras fuentes de trabajo, llevando adelante medidas de fuerza sin precedentes en la ciudad y en otros puntos del territorio nacional. Nos encontró también haciéndonos cargo de nuestros propios destinos a través de la conformación de Cooperativas de Trabajo que editan once Diarios en diferentes provincias.

La realidad nos sigue mostrando que este panorama de crisis en los medios de comunicación no tiende a mejorar, sino todo lo contrario. Muchos colegas comienzan (si, aquí en Esquel como en el resto del país) a iniciar otras actividades porque siente que a sus empresas no les queda mucho tiempo. Y los que aún no comenzaron a delinear otros proyectos laborales viven con creciente angustia la posibilidad de perder sus empleos.

Y a pesar de todo se sigue trabajando porque se entiende que la función social que se lleva adelante va más allá de esta preocupante realidad. Informar y ayudar a la comunidad a formar su propia opinión no es una tarea sencilla. La responsabilidad es inmensa, pero se sigue asumiendo con convicción.

No parece posible celebrar este Día del Trabajador de Prensa sabiendo que muchos colegas perdieron sus empleos, que las comunidades tendrán menos voces, que la precarización laboral marca el rumbo de las empresas periodísticas, que para algún político los Convenios Colectivos de Trabajo son “el verdadero problema”, que el recurso humano no se valora ni se insta a capacitarse y que los proyectos que ayudarían a mejor la calidad de vida de los miembros del sector duermen en un cajón del Honorable Concejo Deliberante.

Hoy será difícil celebrar. En todo caso celebramos y horramos la confianza que nos otorga a diario la comunidad. Esa misma comunidad que nos ayuda a sostenernos en los tiempos difíciles.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here