El reciente brote de Hantavirus, originado en la localidad de Epuyén, dejó importantes secuelas en las familias de las personas fallecidas, en quienes estuvieron en aislamiento y también en quienes tuvieron la inmensa responsabilidad de cuidar a los pacientes que ingresaron al Hospital Zonal Esquel.

Poco (o casi nada) se habló del trabajo que realizó el personal de la Unidad de Terapia Intensiva en estos últimos meses y en cómo vivieron desde “la primera línea” la contingencia sanitaria. No mucho se sabe de las largas horas de trabajo, del cansancio, el estrés y del miedo a contraer la enfermedad. Es que mientras la población tenía la opción de atenderse por diversas dolencias en otros espacios y no concurrir al Hospital los trabajadores debieron estar allí cada día sosteniendo al sistema de salud público.

En esta entrevista La Portada relata la experiencia de Silvana Ichazo Jefa de Enfermería de la Unidad de Terapia Intensiva quien rescata la labor realizada por el equipo. Cuenta, con voz temblorosa por la emoción de los recuerdos, cómo fue vivir y trabajar en un contexto de mucho estrés y tristeza. Pese a ello asegura que nunca pensó en dejar la profesión y que es necesario seguir adquiriendo conocimientos sobre la enfermedad.

La Portada: ¿Por qué decidió ser enfermera?

Silvana Ichazo: Hace 16 años que soy enfermera. En el Colegio Militar hice la Carrera de Enfermería. Luego me fui de baja y estudié la Licenciatura. También estudié la especialidad en Terapia Intensiva. Me gusta la enfermería aunque al principio lo pensé como una salida laboral.

L.P: ¿Qué es lo más complejo de estar al cuidado de otras personas?

S.I: La Terapia Intensiva es un servicio crítico. El paciente entra en ese estado y lo más complejo es cuando las cosas no salen como uno espera o no se ve el avance tan rápidamente como en el caso de pacientes que entran a otros servicios. Otro de los aspectos es la familia porque hay que apoyarla, pero es cierto que nuestro servicio tiene contacto por tiempos muy cortos.

L.P: ¿Cómo vivió la contingencia del Hantavirus?

S.I: Llegamos a tener las seis camas con pacientes con Hantavirus de todas las edades. Fue muy triste y generó mucho estrés. Fue algo que todavía está a flor de piel. Tuvimos el apoyo de la Dirección y de Provincia. Si esto vuelve a suceder vamos a estar más preparados.

L.P: ¿Estaban preparados para un brote con características tan particulares?

S.I: El Hospital no estaba preparado para esto y lo dijo el director del área, pero aun así se hizo lo que pudimos con lo que teníamos. Y cuando llegó la ayuda  fue mucho mejor.

L.P: ¿Cómo se trabajó con los pacientes y las familias?

S.I: A los familiares había que darles contención. Ver a una mamá despidiéndose de su hijo o a un hermano despidiendo a otro es casi anti natura. La Terapia Intensiva hace que te armes de un escudo, sino no se podría trabajar. De todas maneras no se puede dejar de tragar saliva cuando se ve a alguien despidiendo a  un familiar. También salimos victoriosos en varios casos y queda la sensación de que se puede trabajar bien y que hay mucho que estudiar.

L.P: ¿Tuvieron ustedes apoyo psicológico?

S.I: Todo el tiempo y estamos súper agradecidos por eso. Las psicólogas fueron todos los días e hizo falta que nos reuniéramos en grupos para hablar. El estrés, la angustia y la impotencia fueron mucho. Para algunos colegas hizo falta que se otorgaran licencias. Yo no podía no dar las licencias porque la gente tenía que descansar, relajarse, pensar y estar con sus familias para apoyarse desde otro lado.

L.P: ¿Contaron con ayuda de profesionales de otras ciudades?

S.I: Vino mucha gente de afuera y eso estuvo genial porque aprendimos algunas cosas que no sabíamos del Hantavirus.

L.P: ¿Sintieron miedo de contraer la enfermedad cuando se confirmó el contagio persona a persona?

S.I: Recuerdo que cuando ingresaba un paciente el conteo iniciaba nuevamente. Uno contaba 30 días, pero en la vorágine de querer estar y ayudar en algún punto me olvidé de contar. Tuvimos todos los elementos para cuidarnos y el conteo finalizó en algún momento. Pero sí, todos tuvimos miedo.

L.P: ¿Cómo fue levantarse cada día sabiendo a lo que se enfrentaban?

S.I: Era duro, fue incluso llegar a soñarlo. Pero uno quería estar y apoyar. Hubo mucha carga de horario pese a contar con la ayuda de enfermeros y médicos que llegaron de Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia. Me pasó de estar con colegas y médicos que no eran de nuestra Terapia. Trabajamos de la misma forma y eso estuvo genial. El día a día se hacía un poco largo pero había que trabajar. Sabía que en algún momento tenía que parar, pero me sentía firme y que podía dar más. No me iba a quebrar, pero aun así era salir a mi casa y llorar…llorar y llorar.

L.P: ¿Considera que se reconoció este trabajo?

S.I: Vi el reconocimiento de mi trabajo en mis colegas. Yo reconocí el trabajo de los médicos. Hicimos todo lo que pudimos y a veces no hacían falta las palabras. Era mirarnos queriendo decir “vamos que podemos”. Uno no busca que lo feliciten porque hacemos nuestro trabajo. Pero si hubo mucho estrés y cansancio. Que nos pudiéramos ver reflejados en nuestros compañeros me dio mucha satisfacción.

L.P: ¿Evaluó dejar la profesión?

S.I: No, para nada. Estaría buenísimo que se siga hablando de esto y que la gente no lo olvide. Ahora me cruzo con pacientes que se recuperaron del Hantavirus a pesar de haber estado muy graves y es una felicidad. En ese abrazo también veo el reconocimiento. No dejaría la profesión y me gustaría seguir aprendiendo mucho más de esta contingencia.

L.P: ¿Qué mensaje le dejaría a sus compañeros del Servicio de Terapia Intensiva y a la comunidad?

S.I: A mis compañeros les diría que hay que seguir estudiando. Somos muchos y trabajamos genial. Cada uno da todo de sí y eso se vio en esta contingencia. Para nosotros fue un antes y un después hasta en la forma de trabajar. Todo lo que llegó de Nación y Provincia fue buenísimo. A la comunidad le diría que se cuide porque todos los años es lo mismo. No hay que olvidarse que estamos en una zona endémica por lo que hay que cuidarse siempre.                        

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here