Más de treinta niñas de 3 a 13 años participan del Taller de Iniciación a la Danza y Danzas Arabes que Sol Kerbage brinda en el Salón de Usos Múltiples del barrio Cañadón de Borquez. El espacio es libre, gratuito, popular y autogestivo. “La educación artística es un derecho”, aseguró la profe, quien hoy trabaja por garantizarlo.

La escuelita “Danzando al sol” nació a partir de la Copa de Leche que se brinda de lunes a sábado en la sede vecinal del Cañadón de Borquez. “Siempre tratamos de incentivar a las chicas y los chicos a que hagan otras actividades y fue así que surgió este Taller de Iniciación a la Danza y Danzas Arabes”, contó Sol Kerbage a La Portada.

Hoy tiene a su cargo dos grupos, uno con el nombre de “Semillitas”, que comprende a niñas de 3 a 7 años, y otro de niñas más grandes de 8 a 13 años. También tiene pensado sumar uno más que sea intermedio.

Las clases son los martes y jueves de 17 a 18 horas para el primer grupo y de 18 a 19 horas para el segundo en el Salón de Usos Múltiples del barrio Cañadón de Borquez. Actualmente el espacio contiene a más de treinta niñas de diferentes barrios que llegan con muchas ganas de aprender y divertirse. “El taller es libre, gratuito y popular para toda la comunidad porque todos tienen el derecho de aprender a través del arte”, destacó Sol.

Asimismo aclaró que el taller “no es municipal sino comunitario y está a hecho a pulmón por mí y por las madres de las nenas que nos acompañan siempre porque si no esto no sería posible”. Son ellas mismas las que con amor y compromiso juntan fondos para comprar telas, confeccionan los trajes y preparan a las nenas para que brillen en cada ensayo y presentación. “Estamos muy contentas porque gracias a su esfuerzo como también a la donación de las escuelas y profesores, las nenas tienen su primer traje y su bandera”, expresó la profe, quien resaltó que todo tipo de indumentaria es bienvenida porque la reciclan y la usan para los trajes.

El taller tiene un año de vida y ya va por el segundo. En tan poco tiempo las chicas ya participaron en la Expo Feria de Esquel, en el desfile por el Aniversario de la Ciudad y en diferentes cierres de actividades de las escuelas.

 

El derecho al arte

La escuelita nació como un espacio de contención donde las niñas aprenden a iniciarse en el mundo de la danza en general. “Trabajamos la respiración, cómo pararnos, la presencia escénica y cómo caminar. Después mi especialidad es el folclore árabe entonces la tendencia es trabajar el dabke y las danzas folclóricas árabes pero siempre inculcándole técnicas nuevas. Trabajamos mucho la expresión, expresar con el cuerpo lo que no podemos expresar con las palabras y esto las ayuda a desinhibirse y a pararse de otra manera”, explicó.

En ese sentido Sol remarcó que “la danza es un recurso fundamental para la vida así que poder brindarle este servicio a las nenas es genial”. Contó además que el grupo de niñas que ella tiene a su cargo “no tiene el poder adquisitivo para ir a una academia y como profe entiendo los montos que se cobran porque sé el sacrificio que implica tener un salón, un espejo y todo lo que se necesita”.

Planteó que “la danza es elitista en ese sentido porque no es accesible para todo el mundo pero nosotros tratamos de que así sea. Así como la educación es un derecho, la educación artística también lo es. Desde el arte se educan valores”.

Aseguró que con la llegada de este taller las nenas están felices. “Se las ve comprometidas y muy entusiasmadas. Llegan antes que yo y se quedan practicando hasta después de la clase. Siempre piden que uno les enseñe más y les gusta aprender”, precisó.

Las inscripciones a la escuela “Danzando al sol” no se abren ni se cierran durante el año. Todos los que estén interesados en participar pueden hacerlo cuando lo deseen. Simplemente tienen que acercarse al SUM del Cañadón de Borquez. “Tratamos de que el arte sea más inclusivo y de brindarle esta oportunidad a todos”, cerró.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí