Precandidatos de Abbance, Juan Carlos Bravo  y Leandro Furque, ofrecieron una entrevista a diario La Portada, donde repasaron proyectos para el “Pueblo del Molino”, hablaron de una “grieta” en la localidad y marcaron como norte el desarrollo productivo.

“Nosotros nacimos al calor del debate por la interrupción voluntaria del embarazo y la ideología de género”, explicaron. El espacio rechaza la despenalización del aborto y pone como bandera “los valores cristianos”. Sus posturas les han valido simpatizantes y detractores. No pasan desapercibidos.

Furque, que encabeza la lista de concejales, señaló que hace un año aproximadamente vienen reuniéndose con vecinos para primero formar Abbance y luego trazar una propuesta de gobierno atractiva de cara al ciudadano.

“Queremos un Trevelin productivo y a eso apuntamos”, recalcó el dirigente que ocupa una banca en el Cuerpo Legislativo, por Cambiemos. Aseguró que la actividad puede ser tranquilamente motor de la economía y que sólo hace falta acompañamiento del Estado.

La intención, agregó, es que los vecinos consuman lo local no sólo porque de esta manera se ayuda a un emprendimiento cercano sino porque es “más saludable”. Reveló que visitaron a varios productores y reconocieron problemáticas comunes. Rescató el modelo del CAPEC.

Bravo, precandidato a intendente, disparó contra el “abandono” que -dijo- sufre el sector en la zona y lamentó que “cada uno se arregla como puede”. Al mismo tiempo, reconoció el inmenso potencial de todo el Valle “16 de Octubre”, con recursos tanto materiales como humanos.

“El otro eje es la independencia energética”, avisó Furque y adelantó que en caso de acceder a la Intendencia crearán una Secretaría de Energía que defina lineamientos tendientes a “reducir los costos” y bajar el precio de la factura.

Aclaró que “no nos vamos a independizar el 100% de la red de interconectado pero sí es posible bajar los valores de la luz. El tema de las facturas es imposible. Lo que pensamos y hablamos con especialistas es de independizarnos. No podemos empezar por la ciudad toda. Sí por sectores”.

Un tercer vector de la plataforma está enfocado en la gestión de los residuos sólidos urbanos. Por eso recorrieron la Planta ubicada a la vera de la Ruta 40, a pocos kilómetros del aeropuerto. “Cada basura tiene una posibilidad de reciclado”, ponderó el concejal.

Advirtió que los desechos domiciliaros de Trevelin son insumos para la puesta en marcha de emprendimientos, mencionando que hoy son una realidad en la PTRSU, uno de los cuales está relacionado con la fabricación de placas y otro con la producción de hongos.

Un cuarto eje es la “unión del pueblo”, plantearon y cuestionaron que la ciudad es una en el centro y otra en los barrios. “Está dividida, quebrada. Hasta el cruce con Aldea Escolar es uno y después otro. Hay que mejorar los barrios”, señalaron.

Contacto con la gente

Bravo destacó que en los recorridos por diferentes sectores de la comunidad encontraron vecinos bien predispuestos a escuchar las propuestas de Abbance. “No les prometemos castillos en el aire. Hablamos de trabajo, de adoquinar calles. Ven con agrado los proyectos que realizamos”, admitió.

Resaltó quien busca la Intendencia que “no somos más de los mismo, somos gente de trabajo. Buenos cristianos y solidarios con el prójimo”. En ese contexto, subrayó que la gente está un poco cansada de los políticos tradicionales y que buscan dirigentes nuevos.

Por último, resaltaron que las elecciones municipales del 2019 serán un puntapié inicial para la agrupación partidaria y que su replique en otros puntos de la provincia dependerá en gran medida del resultado en las urnas. Por ahora se presentan en Trevelin y Esquel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí