Nace en los papales con el último suspiro de los 80. La primera obra fue “El Nuevo Mundo”, de Carlos Somigliana. Desde aquel estreno lleno de expectativas, entusiasmo y nerviosismo, “Teatro del Tablón” no paró. Hoy es uno de los grupos más antiguos de la ciudad y la provincia.

Daniel García abre las puertas de “Tercera Llamada”. Luce ansioso. En un par de horas vendría la esperada presentación de “Extraño Juguete”. La sala que en nada se asemeja a un típico auditorio estaba lista. Las “butacas” acomodadas y la escenografía en su justo lugar. Unos sillones, una puerta y un espejo grande. Serían tres noches consecutivas a función llena.

“Hace unos años el Instituto Nacional de Teatro hizo una investigación para ver cuál era el grupo más antiguo de Chubut”, cuenta en la entrevista con diario La Portada. “Del Tablón” se alzó con el reconocimiento, asiente orgulloso y precisa que la fecha fundacional “oficial” es 1989. Pasaron ni más ni menos que 30 años. La primera obra en cartel fue “El Nuevo Mundo”.

Osvaldo González Salinas, Graciela Bonansea y Ramiro Porcel de Peralta, algunos de los conocidos vecinos que estuvieron aquella jornada sobre el escenario. No lleva la cuenta pero cree que desde entonces hicieron unas 50 obras. “Todos los años hicimos algo”, cuenta García. De inmediato aclara que la idea de conformar un grupo nace a principios de los 80 con “el diario de Ana Frank”.

En estas tres décadas de vida el “staff” ha ido variando.  “Antes el concepto de teatro estaba más vinculado a lo independiente. Era más hermético, más cerrado. Hoy eso cambió”, dice y explica que como director siempre le gustó promover el intercambio con otras compañías. No es casualidad el fuerte vínculo que supo generar hace más de 15 años con México.

La construcción del salón propio, en el 2000, marcó un antes y un después. García y el arquitecto Montero La Casa pensaron juntos cada rincón de “Tercera Llamada”, edificio ubicado en Avenida Alvear 1324.

“Quería algo no convencional. Que las sillas se puedan mover, que no sea como una caja negra, que se vean las ventanas y en cada puesta se pueda construir”, señala.

Hace un alto de unos segundos cuando habla del acompañamiento del público local. “Siempre seré un agradecido”, remarca y asegura que no le fue nunca difícil hacer teatro en Esquel. “Recuerdo que la primera obra en la ciudad fue El Andador con González Salinas, en la Sociedad Española”, confía.

Su amor por el teatro aparece bien de chico. Lo reforzó a su paso por el Colegio Secundario y lo pulió en la Universidad, en Bahía Blanca. “A partir de ahí nunca dejé de hacerlo”, suelta y destaca que “me permitió estar siempre en un estado creativo, conectado con gente más joven e imaginar proyectos que pueden concretarse”.

De la mano del teatro recorrió México, Brasil, Colombia y Ecuador, por ejemplo. En cada lugar aprendió algo distinto. También visitó Cuba, donde conoció a Fidel Castro en un desfile popular. “Tuve la posibilidad de viajar mucho”, subraya. Entiende que es una de las mejores vías para cultivar el intelecto y nutrirse. “Abre horizontes”, sostiene.

Director de Cultura y el recuerdo de la Normal

Entre el 83 y el 89 fue director de Cultura. En la Administración Municipal que encabezaba Ubaldo Ongarato. El padre de Sergio, el actual intendente.  Durante su gestión inauguró el Auditorio de Belgrano 330. Reconoce que su vocación siempre fue la docencia. Hace bastante está jubilado de la Educación, pero conserva el espíritu de maestro en cada ensayo, puesta en escena o taller que dicte en “Tercera Llamada”.

Con una sonrisa dibujada habla de los años en la Escuela Normal y del grupo de teatro integrado por jóvenes. “Estaban Ricardo Malerba, Mariano Mateo, Tomás Pinto, Laura Campos, Paula Travaglia, Rodrigo Villa, Valeria Saunders y varios más”, repasa. Es una época especial para él. “Trabajamos mucho con los chicos y montamos bastantes obras”, rescata. Las presentaciones solían ser con un salón de actos repleto. No quedaban sillas en las aulas cuando había función. Se ríe.

Proyectos varios

Por otro lado, García deja en claro que este 2019 será movido para “Teatro del Tablón”. Hay diferentes proyectos en marcha.  “Extraño Juguete” seguramente siga en cartel por un tiempo más. “Vamos a reponer Bahía Blanca con Cecilia Lofredo”, adelanta y añade que “estamos trabajando con una obra de Diego Araujo de Lago Puelo. Después hay varias cosas”.

RECUADRO

“Extraño Juguete”

Durante el fin de semana se presentó “Extraño Juguete”, una obra con largo recorrido y que ya paseó por otros destinos como Cuba y México. “Estuvimos en el festival de La Habana en el 2002 con un gran amigo, Mariano Gómez. Y también Cristina Zuppa. Luego la volvimos a montar en México pero con un elenco de allá”, cuenta.

“Extraño Juguete” es de Susana Torres Molina, gran dramaturga argentina. “Tiene una mirada que varía depende los contextos”, asegura. La composición fue escrita en la década del 70, en una época oscura del país.

Para las tres últimas presentaciones hubo un arduo trabajo previo de ensayo, lectura de guiones, adaptaciones, etc.   “El texto posee un diálogo jugoso, muy atrapante y con un humor negro, lo que no es sencillo de lograr. Se trabaja mucho el sub texto de lo que no se dice”, comenta.

Monira Daher, Roberto Masciotra y Gabriela Castellini integran el elenco. “Forman parte de un grupo de vecinos con el que venimos trabajando hace tiempo. Hicimos la Casita de los Viejos. Nos juntamos de dos a tres veces por semana. Si no es imposible. Tiene que quedar como una cosa fresca para el espectador”, completa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí