Lápiz, lapicera, goma, cuadernos, guardapolvos, mochila y una larga lista de etcéteras. La canasta escolar es un dolor de bolsillo en cada comienzo de año. Para este año, los padres pagarán un 42% más que el año pasado, según un informe de la Universidad de Avellaneda, que colocó al valor de la canasta en 3000 pesos.

La inflación de 2018 fue del 47,6%, según el Indec. El ítem Educación, sin embargo, tuvo una suba menor, del 32,1%; lejos del 42% registrado por la UNDAV.

Según el informe de la universidad, los aumentos más importantes se produjeron en papel glacé, que subió los precios en un 80%; lápices negros sin goma x 3 unidades, 69%; pegamento de cola, 58%; juego de regla, escuadra y transportador, 55%, y lápices de color largos, 49 por ciento. En total, la canasta de 18 productos para el segmento de poder adquisitivo medio creció un 42 por ciento.

UNDAV agregó que el incremento porcentual más elevado se dio en la canasta de valor más bajo, con una variación anual del 44,2%, mientras que la “premium” fue la que menos aumentó: 38,4 por ciento. Estos números confirman una tendencia que se mantuvo durante el gobierno de Cambiemos. En los últimos tres años, la canasta económica aumentó un 264%, la de costo medio subió un 206% y la premium sólo un 177 por ciento. Según el Indec, la inflación acumulada en el ítem Educación para el mismo período es del 130,2 por ciento.

¿Por qué subieron menos los precios de los productos premium? Por el “efecto desplazamiento”. “Los útiles y accesorios del segmento premium son los que más sufrieron la caída en la demanda; fueron sustituidos con segundas y terceras marcas. Estos segmentos no vieron tan menguado su nivel de ventas, y (los fabricantes y comerciantes) pudieron remarcar precios en mayor medida”, explica el estudio. “Este ‘efecto desplazamiento’ termina siendo perjudicial para los segmentos socioeconómicos medios y bajos, que ya no disponen de opciones más frugales para mover su canasta de consumo y no en todos los casos disponen de la opción de postergar compras o ‘reciclar’ materiales de períodos anteriores”, asegura.

Ingresos, por debajo

Otra constante en la era Macri es que los precios suban con mayor velocidad que los ingresos. En el caso de los útiles, el informe subraya que “se observa un deterioro acumulado en los tres últimos años del 39% y del 16,2% en el último año”, si se toma como referencia el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM). A inicios del ciclo lectivo 2016, con un SMVM se podían adquirir hasta 6,2 canastas. Actualmente, sólo alcanza para 3,8 canastas.

Algo similar ocurre con la Asignación Universal por Hijo, que redujo su poder de compra un 9,3% en el último año y cerca de un 30% respecto de 2016. En tanto, las becas del Plan Progresar, que aún no poseen una fecha de actualización efectiva, en caso de continuar en el monto actual caerían en términos reales un 54,6 por ciento.

Otra referencia: la Remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (RIPTE, que publica la Secretaría de Trabajo) aumentó un 26,1% en 2018, varios puntos porcentuales por debajo de la mencionada suba del 32,1% del ítem Educación en el índice de precios.

Precios Cuidados

En un intento por amortiguar el efecto que provoca el inicio de clases en la economía familiar, el gobierno incluyó 37 artículos de librería en el programa Precios Cuidados.

“Tomamos en cuenta la época del año para el consumidor y decidimos incluir productos de librería a un precio menor de lo que se ofrece en el mercado”, señaló el director nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño. “Queremos colaborar con las familias en el comienzo de clases y lo vimos posible contando con la disponibilidad de útiles con Precios Cuidados”, agregó.

Blanco Muiño detalló que dentro de la canasta de productos se incluyen lapiceras, lápices negros, resaltadores y gomas de borrar de primeras marcas como BIC y Pelikan.

Fuente: Diario Tiempo Argentino.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here