La Municipalidad de Trevelin, en conjunto con el Ministerio de Ambiente,  trabaja en la producción de ladrillos a partir de plásticos PET reciclados, aplicando una licencia exclusiva y tecnología patentada del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Será utilizado para la construcción de obras tales como viviendas sociales.

El secretario de Producción y Ambiente, Tomás Schinelli, comentó en diálogo con diario La Portada que el municipio de Trevelin será el primer en la Provincia del Chubut -en a partir del convenio con el CONICET- empezar a reutilizar el plástico PET para fines sociales. El abastecimiento estará garantizado por la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos.

Precisó el funcionario que el acuerdo posibilitará a la Municipalidad del “Pueblo del Molino” obtener la licencia habilitante correspondiente, otorgada por el CONICET como autoridad de aplicación, “para comenzar a fabricar los bloques de hormigón donde se sustituye la arena por triturado de PET plástico”.

Dejó en claro luego que los ladrillos elaborados con material reciclado proveniente del GIRSU no pierden en calidad. “Están todos los estudios realizados por especialistas del CONICET. Poseen un 30% menos de peso, buen porcentaje más de aislación térmica y datos de resistencia mecánica similar al tradicional”, detalló.

Schinelli explicó a su vez que en principio el convenio es sólo para ser utilizado por las municipalidades. “Es decir, un particular no puede lograr la licencia del CONICET y hacer los ladrillos. No sé los motivos. Es lo primero que planteé ante la Provincia. Me parece que es algo que debería revertirse”, añadió.

“Lo que necesitamos en Trevelin es generar más mano de obra y pequeñas empresas capaces de ser autosustentables. La idea inicial era a través del municipio hacer emprendimientos y que después algún particular se lo apropie en pos de que haga un negocio. En principio el acuerdo alcanzado no permite eso”, aclaró.

Maquinaria

Por otro lado, señaló que el próximo paso sería conseguir el financiamiento para comprar el equipamiento del proyecto, básicamente una trituradadora de plástico. “Es una máquina bastante simple y no demasiada costosa”, avisó. El presupuesto para el emprendimiento municipal no superaría los 500 mil pesos.

“Es viable y tenemos varias alternativas”, indicó, agregando que el primer eslabón de la cadena es el convenio con la Provincia. “Después tendremos que viajar hasta Córdoba para reunirnos con el equipo del CONICET que trabaja sobre esto. Si todo marcha bien, a mediados de marzo tendríamos la pimera oportunidad de gestionar los fondos para la maquinaria”, amplió.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí