Un accidente es, por definición, un sucedo “no planeado y no deseado que provoca un daño, lesión u otra incidencia negativa sobre un objeto o sujeto”. Y nadie está exento de verse involucrado en un accidente de tránsito como víctima o bien como responsable del mismo.

La palabra “responsabilidad” es precisamente la que debe llevarnos a la reflexión. Gran número de accidentes se producen por negligencia y falta de responsabilidad de un conductor.

Hace apenas una semana en nuestra ciudad se produjeron accidentes a causa de la irresponsabilidad de quienes conducen un automóvil en estado de ebriedad. Y si  bien no hubo víctimas fatales que lamentar ello podría haber ocurrido.

Cuando se conduce un vehículo debe quedar claro que no sólo se expone la propia vida, sino también la de otras personas que transitan por el mismo lugar y en el mismo momento. Esas vidas son tan importantes como la propia. Sin embargo eso no parece tenerse presente porque se conduce en estado de ebriedad y a alta velocidad en lugares no permitidos.

Y si el conductor no es lo suficientemente responsable allí debe estar presente el Estado para concientizar, educar, controlar y multar de ser necesario.

Eran otros los tiempos en que se podía observar al personal del Departamento de Tránsito de Esquel realizando controles en las principales arterias de la ciudad. También eran otros los tiempos en que se llevaba adelante una campaña de educación vial entre los estudiantes de los diferentes  niveles escolares. Lo que, sin dudas, era una buena iniciativa dejó de ser parte de las políticas públicas.

Surgen entonces algunas preguntas: ¿es necesario que se pierda una vida para retomar las acciones preventivas?, ¿es necesario aumentar los valores de las multas para evitar que se conduzca en estado de ebriedad?, ¿la prevención de accidentes de tránsito no forma parte del accionar del Estado?, ¿cuenta el Municipio local con un alcoholímetro que le permita realizar controles a los conductores?

Todos somos responsables de la seguridad vehicular, pero algunas personas tienen una mayor obligación de hacer lo correcto: no conducir en estado de ebriedad y controlar que ello sea efectivamente así en pos del bienestar de la comunidad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here