Como todos los días 4 de cada mes, la Asamblea de Vecinos Autoconvocados por el No a la Mina convoca a marchar en la tarde de hoy a las 18 horas desde la Plaza San Martín como vienen haciéndolo hace dieciséis años.

“La primera movilización fue el 4 de diciembre de 2002 cuando el gobierno provincial había programado una audiencia pública para engañar a la población y buscar darle la aprobación al proyecto minero del Cordón Esquel impulsado por la empresa Meridian Gold”, recordó hoy en conferencia de prensa Roberto Hlousek, vecino por el No a la Mina.

Sin embargo la población no tardó en manifestar su desacuerdo y tomar la calle para hacerse escuchar, logrando así que la audiencia sea pospuesta. “Los vecinos con un altísimo grado de dignidad no lo permitieron y no lo han hecho durante estos dieciséis años”, resaltó. Asimismo fue muy crítico del rol de quienes deben representar los intereses de la población. “Es una historia de democracia representativa fallida”, aseveró y agregó que “las distintas organizaciones políticas siguen trabajando en función de las empresas mineras”.

En ese sentido señaló que “ningún político alcanza el grado de dignidad del pueblo de Esquel y todo Chubut que se viene manifestando hace dieciséis años con marchas, declaraciones y actividades en toda la provincia”.

Destacó, además, que “la megaminería está desautorizada por donde se la mire porque tampoco tienen forma de prevenir accidentes como han ocurrido en Jáchal o en Brasil”. De todos modos resaltó que “Chubut no baja los brazos y sigue sumándose a la expresión de defensa del agua, la vida y el territorio”.

“La minería no es la solución”

Hlousek valoró que “la población de Chubut se expresa a través de diferentes modos de producción porque están floreciendo nuevos emprendimientos productivos, agrícolas y sustentables, incluido en la meseta”.

A su vez aclaró que “quienes creen que la minería es la solución no son nuestros enemigos, muchos vecinos están en una situación muy angustiante y las empresas multinacionales se aprovechan de esto para prometer trabajo cuando sabemos que es limitado y lo que queda es contaminación y muerte en muchos casos”.

Por su parte, Marta Sahores, también vecina del No a la Mina, recordó con mucha emoción aquel 4 de diciembre de 2002 que fue el inicio de una lucha incansable. “Eramos tres mil personas en la calle diciendo no a la megaminería, no al cianuro, no a la contaminación y no al saqueo”, confió. Mientras que aseguró que “toda la conciencia que tomamos desde julio de 2002 hasta el 23 de marzo fue lo que hizo que lográramos este triunfo maravilloso en el plebiscito”.

Por último, sostuvo que “los gobernantes no nos representan entonces el pueblo tiene que estar en la calle y cada vez somos más”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí