El Intendente Sergio Ongarato firmó este miércoles la habilitación comercial para la puesta en marcha de la segunda Cocina Comunitaria en Esquel que, funcionará en la sede vecinal del barrio Badén en el rubro de panificados y afines.

Se trata de un espacio habilitado bajo las normas sanitarias correspondientes por el Departamento de Bromatología del Municipio para que emprendedores locales elaboren sus productos y de esta manera logren complementar, mediante la comercialización de los mismos, sus ingresos familiares.

Se trata de la segunda Cocina Comunitaria que habilita la Municipalidad de Esquel en la ciudad. La primera que se habilitó funciona en el predio de la Parroquia Sagrada Familia del barrio Malvinas.

“Es una herramienta que nos viene dando buenos resultados y nos llena de satisfacción poder brindarles a vecinos una posibilidad para que puedan desarrollarse y poder emprender dentro de lo que indica la normativa vigente”, señaló el responsable del Departamento de Bromatología Municipal, Benjamín Lobos.

También estuvo presente Rubén Olenik, quien comenzó a elaborar sus productos de panificados en la cocina comunitaria del barrio Malvinas y ahora lo hará en la sede vecinal del Badén ya que, vive en dicho barrio.

Por su parte el Intendente Sergio Ongarato destacó la importancia de poder acompañar estas iniciativas desde el Municipio y valoró “el trabajo en conjunto por parte de distintos actores para poder concretarlas. Está el aporte de Benjamín Lobos en la parte técnica y también el acompañamiento de los funcionarios de las distintas áreas como Luciano Di Paolo, Horacio Quinteros, y la gente de la sede vecinal por querer sumarse a esta modalidad que estamos propiciando con el objetivo de ayudar a vecinos a que puedan valerse por sí mismos y lograr el sustento de cada día, con la idea de ser artífices cada uno de su propio destino y no esperar que le venga todo resuelto”.

Hoy “tenemos aquí algunas de las emprendedoras que serán parte del proyecto, que elaborarán alimentos en esta cocina con sus propias manos, cumpliendo con las normas de seguridad e higiene establecidas. Trabajando en un espacio comunitario, con el correspondiente control bromatológico por parte de la Municipalidad y cumpliendo con todas las normas vigentes en cuanto a fabricación de alimentos. Esto también tiene que ser una garantía y una tranquilidad para quienes consuman los productos que aquí se van a elaborar”, agregó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí