Los adjudicatarios de las 61 viviendas siguen aguardando por el servicio de gas. Durante la última visita del gobernador Mariano Arcioni, acercaron el pedido a las autoridades del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV).

Hace un año los vecinos recibían las casas del IPV, y desde entonces comenzaba la preocupación por la red de gas. Aún sin respuestas, se movilizan y mantienen reuniones para buscar una solución. Mientras están obligados a gastar grandes sumas de dinero en la compra de cilindros.

En las puertas de la Municipalidad, en Secretaría de Gobierno, cuatro adjudicatarias explicaron que las obras son responsabilidad del IPV y que empezaron con las gestiones ni bien recibieron la noticia de que Camuzzi tendría factibilidad para hacer nuevas instalaciones.

Señalaron que los tubos y la leña son las alternativas que manejan a diario para darle un poco de calefacción a los hogares. Para cocinar también. “Un cilindro está 2200 pesos”, precisaron y dejaron en claro que el dinero no les sobra. Por el contrario.

Indicaron que fue realmente duro atravesar el invierno, con las bajas temperaturas y el clima que no daba respiro. “No sabíamos cómo calefaccionar las casas. Hay muchas personas del barrio que no tienen trabajo. La mayoría son obreros sin un empleo”, añadieron.

Aclararon que aún no les llegaron las cuotas mensuales del Instituto. “Se cobrará pero queremos ver si la conexión (de gas) está integrada a la boleta. Nosotros la vamos a pagar. No queremos todo de arriba”, manifestaron.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí