El director de Bromatología contó a La Portada que se encuentra trabajando en un diagnóstico de las ferias populares sobre la calle Don Bosco en cuanto a sus riesgos, las buenas prácticas, la infraestructura y la mercadería con el fin de atender las necesidades de los feriantes. Reveló que “el movimiento económico que genera está lejos de competir con los comercios del centro y complementa la economía de la ciudad”.

El Concejo Deliberante aprobó un mes atrás la ordenanza que autoriza y regula las ferias populares en la ciudad. En este marco la Dirección de Bromatología, a cargo de Benjamín Lobos, inició un trabajo de diagnóstico sobre la feria que funciona en la calle Don Bosco. “Hemos visto que es la que más riesgo tiene no sólo en términos bromatológicos sino también de seguridad, ya que hay chicos jugando en la calle y circulan muchos autos”, confió Lobos.

El funcionario señaló que se tomará un mes para observar y conocer la dinámica de trabajo de los feriantes con el fin de acompañarlos de una mejor manera y acercarles las soluciones que necesiten. “Vemos que el grupo es heterogéneo, algunos hacen comida con una gran infraestructura, teniendo en cuenta las buenas prácticas de manipulación de alimentos, y otros sin estas herramientas ya sea por falta de recursos o de conocimiento”, explicó. Asimismo contó que se encontró con gente que vende ropa nueva, vieja y tecnología obsoleta. De esta manera evaluó que “el círculo es microeconómico así que está lejos de competir con los comercios del centro y complementa a la economía de la ciudad”.

En este sentido Lobos consideró importante “potenciar este tipo de espacios no sólo para que la gente se sienta acompañada sino también para que pueda florecer y cumplir sus objetivos”. Sin embargo planteó como un problema a resolver la búsqueda de un espacio físico durante el invierno.

 

Mercado de frutas y verduras

Otro de los proyectos que se encuentra impulsando es una feria de productores locales y regionales de frutas, verduras y sus derivados para los últimos sábados de cada mes desde octubre a marzo. La misma será en conjunto con la Cátedra de Soberanía Alimentaria de la UNPSJB, a cargo de Ana Valtriani. Sin embargo hoy el mayor obstáculo es la falta de espacio físico. “Queremos generar un espacio más para los productores, que se consolide como feria y sea un mercado más dentro de la ciudad. Consideramos que no sólo estamos para controlar vencimientos sino también para proporcionar una visión más completa de lo que es la comida. La idea es evitar los intermediarios innecesarios y apuntamos a la alimentación saludable”, explicó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí