Esquel desde el 2008 asumió la responsabilidad de fomentar la participación ciudadana desde una perspectiva crítica y responsable. Sin embargo una de sus cuentas pendientes aún es la creación del Consejo Municipal de Educación, que se encuentra bajo tratamiento en el Concejo Deliberante y próximo a salir. 

Hace diez años que Esquel adhiere a la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras, lo que significa que tanto su gobierno como sus habitantes se preocupan y ocupan participativamente de la educación de todos ellos. Asimismo deberá plantear una política educativa amplia, incluyendo en ella todas las modalidades de educación formal, no formal e informal.

Al respecto Clarestela Villar, miembro de la Fundación Educándonos, destacó en diálogo con La Portada que “la ciudad cuenta con instituciones educativas formales (escuelas, Institutos Superiores y Universidades) pero también desarrolla en mayor o menor medida intervenciones no formales, con intencionalidad educativa pero por fuera de la educación reglada, como las que ofrecen las instituciones religiosas, deportivas, laborales, políticas, culturales, etc.; e informales como la que se imparte en la familia y luego mediante espectáculos, espacios públicos, manifestaciones culturales, medios masivos de comunicación o redes sociales”.

De esta manera explicó que “restringir el concepto de educación hoy en día únicamente al ámbito escolar constituye un peligroso reduccionismo que desconoce la relevante importancia e incidencia que tienen las otras formas de educación en el desarrollo de las personas”.

En este sentido señaló que “nos educamos a través de las acciones que hace u omite hacer el municipio en relación a talleres, campañas y eventos culturales, como también las que desarrollan las iglesias, ONG, emprendedores sociales, referentes barriales, etc.”. Asimismo remarcó que “las personas, sobre todo a partir de los 25 años, nos informamos y educamos fundamentalmente a través de los medios de comunicación y las redes sociales, así que el papel que les cabe a los profesionales de estos medios en la educación del ciudadano es crucial. Por lo tanto también nos cabe preguntarnos, analizar y expresar qué tipo de educación queremos y necesitamos las personas de esta comunidad que nos ofrezcan los medios masivos de comunicación”.

Por este motivo Villar consideró imprescindible avanzar en la creación del Consejo Municipal de Educación a fin de trabajar en forma conjunta. 

Derecho a opinar

Villar también expuso que “cada vez son más los actores sociales que reclamamos nuestro derecho a opinar y expresamos que todos tenemos algo que decir en relación a la educación que queremos para nuestros hijos, nietos, vecinos y para nosotros mismos”.

En ese sentido la ordenanza prevé que el Consejo esté conformado por representantes o voceros de los diferentes estamentos sociales de la comunidad como pueden ser padres y madres, estudiantes, docentes, auxiliares de la educación, educadores no formales, Juntas Vecinales, medios de comunicación, hacedores culturales, entre otros actores.  

Con la creación del Consejo Municipal de Educación, Esquel estará respondiendo al principio que postula que como ciudad educadora debe fomentar la participación ciudadana desde una perspectiva crítica y corresponsable. Para ello, el gobierno local facilitará la información necesaria y estimulará, al mismo tiempo, la participación ciudadana.

El Consejo constituirá el espacio de interlocución formal entre las autoridades municipales y los integrantes de los diferentes sectores de la comunidad.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí