Es abogado, tiene 44 años y una familia que lo apoya y acompaña en los días difíciles que marcan el ejercicio de su profesión. Es defensor público desde hace 7 años y desde ese lugar trabaja para garantizar los derechos constitucionales de las personas imputadas.

Marcos Ponce, en esta entrevista con La Portada, repasa sus inicios en el ejercicio del Derecho, analiza la actual situación del sistema carcelario en relación a las posibilidades de reinserción social y asegura – entre otras cosas – que el sistema de Juicio por Jurados “es el paso que nos falta para madurar como sociedad”.         

La Portada: ¿Por qué eligió esta rama del Derecho?

Marcos Ponce: Ejercí en el ámbito privado. Siempre la vocación en mí estuvo en el Derecho Penal y en lo que tuve oportunidad de trabajar antes de recibirme en Córdoba. En una ciudad más grande se ve con más riesgos y cuando volví a Esquel trabajé en docencia mucho tiempo. Trabajé varios años en el Estudio del doctor Sarquis y de a poco empezó a volver la vocación por el Derecho Penal que es lo que me gusta y considero que sé hacer. En esto está la elección de ser defensor público. En Esquel para poder ejercer una sola rama del Derecho y – puntualmente – el Derecho Penal es con un cargo en la Defensa Pública. El delito, todavía, no es negocio en Esquel.

L.P: ¿Cuán difícil es el trabajo en la Defensoría Pública?

M.P: Lo más difícil es el trato con el ser humano. Siempre polemizo con la gente porque digo que defiendo inocentes. Y jurídicamente hasta que un juez lo condena es inocente. Esa gente es un ser humano muchas veces criticado por la sociedad por las decisiones que ha tomado. Estas personas tienen detrás muchas cosas que no son tan vistas. Trabajar con el material humano siempre es difícil.

L.P: ¿Siente que la gente cuestiona la posibilidad de defensa de un imputado?

M.P: Se cuestiona desde todos los niveles. Tengo consultas hechas con mucho respeto hasta insultos e improperios. Yo tengo la posibilidad de ponerme del otro lado y entender la realidad social que estamos viviendo y cuanto más la realidad de la persona que es víctima de un delito o de sus  familiares. Yo elegí este camino por una cuestión de derecho constitucional. El defensor penal lo que hace es garantizar los derechos constitucionales del imputado. No me molestan los cuestionamientos, pero el insulto y la falta de respeto me molestan en todos los ámbitos.

L.P: ¿Para desarrollar este trabajo cuenta con cierta contención especial?

M.P: Hay varios pies en los que uno debe ir afirmándose. Para mí el pie fundamental es mi familia compuesta por mi esposa e hija quienes resignan tiempo para que yo haga esto más allá que es el ingreso de la familia. Hay veces que el trabajo me lleva más tiempo de lo que se había pautado en su momento. Yo no llevo el trabajo a mi casa. Prefiero venir a la oficina para preservar el espacio familiar. También están los amigos y la actividad física que me sirve para descargar un montón. Lo otro importante es el equipo de trabajo de la Defensa Pública. Nos contenemos cuando a alguno esto le pega más de lo que debería, pero también he recurrido alguna vez a la asistencia profesional. Cuando hay causas con mucha exposición pública se le agrega un plus más al trabajo que uno hace.

L.P: ¿Considera que la comunidad debería involucrarse más en el proceso de Justicia?

M.P: Creo que sí y el compromiso de la gente es fundamental. Es muy fácil criticar a la Justicia desde afuera, pero cuando uno se involucra ve que las cosas no son como lo habíamos imaginado y eso permite comprometerse de otra manera. La justicia penal, desde hace algunos años, está tendiendo más a la publicidad de los actos. Casi la totalidad de las audiencias penales son públicas salvo que haya involucrado menores o cuestiones de decoro que tengan que ver con lo sexual.

L.P: ¿El Juicio por Jurados va en este sentido?

M.P: Si, el Juicio por Jurados ha tocado una cuerda muy sensible. Es el paso que nos falta para madurar como sociedad. El vecino debe poder involucrarse, ver cómo es y ser parte activa. La Constitución Nacional habla del Juicio por Jurados desde 1853 y la Constitución Provincial desde 1957, pero siempre se ha mantenido con cierta protección porque se cree que la gente es pobrecita y no sabe. Si a los 16 años se está en condiciones de elegir a nuestros gobernantes cómo no vamos a poder resolver el conflicto del vecino con el vecino. Creo que Juicio por Jurados puede ayudar muchísimo a valorar distinto al que comete el error como a aquel que sufre las consecuencias.

L.P: ¿El Juicio Abreviado colabora a disminuir esa concepción sobre la lentitud de la Justicia?

M.P: Permite resolver el conflicto en menor tiempo. Una sentencia judicial no resuelve nada. Una sentencia judicial absuelve o condena. La posibilidad de sanar viene después.

L.P: ¿Cree que la reinserción social es posible?

M.P: Yo creo en el modelo de reinserción social. Es el único modelo posible para mí porque el ciudadano que cae en el delito tiene el derecho a la posibilidad. Soy realista y creo que el sistema carcelario nacional y el sistema de prisión provincial no brindan las condiciones mínimas para la reinserción social. Lo que hacemos es encerrarlos como animales, amontonarlos, tenerlos el mayor tiempo posible encerrados y largarlos a la sociedad sin ningún tipo de reinserción social. Está el adagio popular de que la cárcel es la Universidad de los delincuentes y estamos muy cerca de eso. Me da mucha tristeza que así sea. Trabajamos para cambiar esto desde muchos lugares. Desde la Defensa nos toca controlar y hacemos monitoreos permanentemente constando el número de detenidos en cada lugar de detención, que se cumplan las leyes y se preserven los derechos que tiene la gente para que realmente sirva.

L.P: ¿Hace falta legislación sobre este tema?

M.P: Legislación no hace falta porque tenemos buenas leyes orientadas a la resocialización. Lo que falta es la pata del Poder Ejecutivo. Nos faltan lugares de detención dignos. En Esquel hay gente amontonada en la Comisaria Primera. Y en la Comisaria Segunda estamos al límite de la cantidad de personas detenidas. Falta inversión del Ejecutivo y entender que este es el proyecto constitucional. Hay que poner plata en esto para que dé resultados y sirva. Falta inversión en infraestructura y capacitación. Dicen que hacer cárceles no lleva votos y eso es una cuestión de valores de cada uno. Nosotros bregamos por una decisión política, pero no llega la decisión del Poder Ejecutivo.

L.P: ¿Qué le falta, a su entender, al sistema de Justicia?

M.P: A la Justicia, local y provincial, nos falta autocrítica. Nos falta abrirnos a la gente en ámbitos más distendidos. El Juez habla a través de su sentencia, pero también puede ir a una Junta Vecinal a explicarle al vecino por qué en una sentencia de determinado delito se resuelve de una manera y no de otra o por qué a una persona que se detiene robando un sábado por la mañana el domingo al mediodía ya está en su casa. Eso se puede explicar a la gente.       

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí