El intendente Sergio Ongarato reconoció que el alza del dólar y la inestabilidad de la endeble economía argentina obligan al municipio a evaluar presupuestos. La corrida cambiaria tendrá impacto en la ejecución de obras. Una es la revitalización del área céntrica.  

La inflación por las nubes, la suba del dólar, el incremento de los combustibles y demás variables de una economía al rojo vivo no dejan otra salida al municipio que afinar el lápiz y hacer cuentas. El intendente, junto al secretario de Hacienda, ya están ocupados en los números.

Consultado al respecto, Ongarato confió que “complica” y que los presupuestos de obras tales como la revitalización del área central quedaron desactualizados. “Fueron hechos en abril”, explicó. Sólo en agosto la moneda estadounidense subió más del 20%.

“Se hace dificultoso a la hora de firmar contratos. Estamos trabajando con Hacienda, Asesoría Legal y los concejales para poder ver esto”, manifestó el intendente, al tiempo que planteó una “caída importante en la recaudación” municipal, que también afecta las arcas de la administración.

Destacó que pese a la delicada situación financiera que atraviesa el país, la Municipalidad continúa con el pago de salarios y las obligaciones con proveedores en tiempo y forma. “Estamos volviendo a revisar el presupuesto de gastos para no tener mayores problemas”, subrayó.

“Cada variación del dólar, de la economía y de los índices de inflación provocan problemas y nos hacen revisar permanentemente”, aseguró. No obstante, dejó en claro que las obras de infraestructura en la ciudad continuarán. “No prevemos suspensión de trabajos”, aclaró.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí