Hace un mes ingresó en el Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que impulsa la creación de una Guardia Urbana, destinada a la seguridad preventiva en la ciudad, sin el uso de armas y con personal calificado en defensa personal y primeros auxilios. Su objetivo principal es la creación de nuevas fuentes de trabajo. También proponen que los agentes de seguridad reciban una capacitación permanente y se regule la actividad.

Alfonso Quintoman, quien es el impulsor de la Guardia Urbana en Esquel, contó a La Portada que el proyecto surgió ante la necesidad de crear fuentes de trabajo y sería mixto, tanto para hombres como mujeres. El mismo ya se puso en práctica en Trelew, a través de una ordenanza municipal, con la finalidad de “oxigenar” el trabajo de la Policía y garantizar “sitios seguros”.

“Hace un par de años que estoy con este proyecto, yo quería que fuera una Cooperativa de Trabajo porque es muy caro poner una Agencia de Seguridad pero el subsecretario de Asociativismo de Chubut (Exequiel Villagra) me dijo que había una resolución que prohibía las cooperativas de limpieza y seguridad así que buscamos la forma de darle un marco legal y se nos ocurrió la Guardia Urbana”, relató.

El proyecto ingresó hace un mes en el Concejo Deliberante y ya se encuentra bajo el estudio de los concejales. “No podemos depender más del Estado porque está fundido y tampoco amontonar más gente en el municipio entonces creemos que con esta idea generaríamos nuevas fuentes de trabajo. Quizás no nos pueden habilitar como Agencia de Seguridad pero sí para controlar la basura en la calle, la ingesta de alcohol en la vía pública, o cuidar los bosques comunales y las plazas”, planteó.

No obstante aclaró que “nosotros no vamos a ser policías sino un ente controlador del ordenamiento de la ciudad”. También propuso el cuidado del ingreso y egreso de las escuelas como la seguridad en barrios como Villa Ayelen donde advirtieron que “hay poca seguridad”.

 

Sin armas

Quintoman aseguró que “la seguridad será preventiva, sin el uso de armas pero sí con uniforme a modo de identificación y la idea es trabajar en conjunto con la Policía”. Si bien destacó que la mayoría de los vecinos se manifestó contenta con la idea porque piensan que frenará los robos, también contó que han sufrido amenazas. “Me llamaron para decirme que iba a dejar personas sin laburo y hasta amenazaron con incendiarle las casas a quienes trabajen en la Guardia Urbana”, confió. Al tiempo que aclaró que “mi intención no es dejar sin trabajo a nadie, sino pedir que las personas que trabajen en seguridad sean capacitados y controlados”.

En este sentido señaló que trabajó durante cinco años en locales nocturnos sin haberle pegado nunca a nadie. “Una persona violenta no sirve para seguridad porque la violencia nunca es una solución”, apuntó.

Hoy son quince personas las que se encuentran haciendo el curso de Defensa Personal, entre otras capacitaciones, para formar parte de la Guardia Urbana. “Sólo necesitamos un permiso jurisdiccional, yo no quiero un subsidio de 3 mil pesos ni bolsones porque eso es pan para hoy y hambre para mañana. Abramos los ojos y creemos fuentes de trabajo porque nos estamos muriendo de hambre”, concluyó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí