El secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Esquel (SOEME), Antonio Osorio, identificó un denominador común entre los funcionarios de Cambiemos tanto a nivel local como nacional: “les falta calle”. Ratificó su condición de “kirchnerista” y señaló, sin medias tintas, que “tenemos que volver pero mejores, sino no volvamos”.

Osorio no comulga con casi nada que se le parezca al actual Gobierno. Es una cuestión natural, de base ideológica. Alcanza escucharlo un par de segundos para advertir su descontento con las formas -y fondos- de Cambiemos. Pero aclara de inmediato que bajo ningún punto de vista apuesta a que el país y la ciudad empeoren.

En diálogo con diario La Portada, dijo que la realidad Argentina tiene algunos puntos de contacto con el 2001 aunque marcó una diferencia, “hoy existe una situación provocada”. Desde 2015 “quieren justificar una enorme transferencia de recursos y para ello necesitan acompañarlo de otras políticas”, sostuvo.

Mencionó como ejemplo “la estigmatización de los dirigentes sindicales y el hecho de hacer denuncias de las cuales muchas son falsas. Ningún pueblo se quedará quieto si de repente se empieza a perder derechos como vemos. La primera medida apuntó a dividirnos y eso perdura. Hay una división, violencia simbólica y verbal entre vecinos”.

Para Osorio el daño causado al entramado social es grave. Aseguró que la bajada de línea del Gobierno lleva a legitimar en la esfera pública discursos que antes quedaban reservados al orden de lo privado y guardan estrecha relación con los “antivalores”. Un libreto que, según expresó, era antes moneda de cambio de “algunos sectores a la hora de defender sus intereses”.

“Eran cuestiones políticamente incorrectas que ahora suben al discurso público y se presentan como los nuevos valores; la discriminación y la xenofobia se plantean como parte de un nuevo sentido común. Gente que habla de los bolivianos o peruanos como culpables de lo que pasa. En Esquel está lo de nacido y criado. Empieza a notarse una pelea de pobres contra pobres”, describió.

Aseveró el líder del SOEME que su visión de la política viene de la mano de “construir ideas, debatir sobre eso y no todo el juego sucio a lo cual a veces los partidos nos quieren llevar. Dejamos de intercambiar opiniones para producir conflictos evitables. Dentro de ese contexto los partidos no gozan de la mejor fama en estos momentos. La gente no cree”.

Consideró que la sociedad argentina está fracturada. “Los reclamos tienen que ver con intereses particulares”, apuntó. Planteó la necesidad de “comprometerse con la política porque esto se cambia desde ese lugar. Tienen que haber dirigentes que interpreten a la sociedad y construyan proyectos”.

Picardías…

No dudó al afirmar que a los funcionarios de Cambiemos “les falta calle” y trajo como ejemplo la relación del municipio con las juntas vecinales en Esquel. Entendió que lo ocurrido días atrás en el Badén fue un error y que no pueden saltarse a los dirigentes barriales. “Hay que buscar consensos, diálogo y reconocer que existen los vecinalistas. Eso no se hizo”, cuestionó.

“Si uno plantea desde el poder la picardía de que vamos a disciplinar creo que hay gente en los barrios que puede enseñar que es más picara. Lo que se hizo en el Badén fue equivocado porque ahora se planteará lo mismo en otros lugares. Si uno desde el lugar que le toca dirigir pretende implementar una lógica de ninguneo y picardía se vuelve en contra”, agregó.

Volver pero mejores…

No escapó, ni lo negó: “Me reconozco kirchnerista”. A diferencia de muchos, admitió que la ciudadanía tomó una decisión en las urnas allá por el 2015 porque habían varias “cuestiones que no le gustaba” y enseguida nombró como desaciertos “la soberbia” y la idea de un “discurso único posible”. Dejó en claro que la construcción de una alternativa debe nacer “desde la humildad”.

“Hay que volver pero mejores, sino no volvamos. Si vamos a volver con arrogancia o vamos a señalar al otro como un ignorante, no volvamos. Hay que dejar de lamentarse y construir una alternativa porque la gente necesita que se le dé esperanza. Es nuestro deber decirles que hay una esperanza posible. Es un país rico. Tenemos potencial”, acotó.

Sobre su relación con el intendente Ongarato, destacó que “estamos en espacios diferentes, pensamos distinto pero lo podemos hablar francamente. Si acompaño a algún proyecto en el 2019 espero que nos encuentre debatiendo en el campo de la política y de las ideas pero no desde situaciones conflictivas que pueden evitarse. No deseo que esto empeore para que la alternativa el año próximo, por más que sea mediocre, sea una opción”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí