Mauricio Mateos, jefe del Servicios Sanitarios de la Cooperativa 16 de Octubre, fue consultado por La Portada acerca de las posibilidades de acceso al agua potable – en funciòn de un estudio de la UBA (y otras Universidades e Institutos Nacionales) que asegura que el 22 por ciento de la poblaciòn en Argentina no tiene acceso a ella- y al sistema de cloacas por parte de la población de Esquel y Trevelin.

En el primer caso el 95 por ciento de los vecinos cuenta con acceso al agua y un 93 por ciento al sistema de cloacas. En Trevelin el 90, 6 por ciento cuenta con agua y el 81, 6 por ciento tiene acceso al sistema de cloacas. Cabe mencionar que los datos hacen referencia a un relevamiento realizado en 2017 considerando la cantidad de medidores de red eléctrica en la zona urbana.

Mateos señaló que llegar a dichos porcentajes “llevó un trabajo de muchos años entre la Municipalidad y Provincia haciendo programas (como el PROMEBA) llevando servicios a los barrios más alejados. También se trabaja, junto a la Municipalidad, con casos puntuales de vecinos que no pueden tener servicios. El porcentaje de conexión es bastante alto”.  Y agregó que “no llegamos al ciento por ciento debido a los loteos nuevos en las zonas altas donde hay que hacer obras de bombeo. También hay que tener presente los loteos alejados”.

Obras proyectadas

Mateos en relación las obras que es necesario llevar adelante, en una ciudad que crece rápidamente, remarcó que “el mayor desafío son las nuevas captaciones de agua potable para Esquel y Trevelin y la ampliación de las Plantas de Tratamiento de Líquidos Cloacales para ambas ciudades que están superadas en su caudal. En Esquel ha crecido la población hacia donde se ubica la Planta a la que se deberá desplazar y hacerlo con otra tecnología para ocupar menos superficie, pero con mayor capacidad de tratamiento teniendo en cuenta las nuevas normativas de vuelco e intentado hacer un reúso de gran parte del agua” considerando quienes podrían utilizarla para “producción forestal o ganadera”.

Manifestó, además, que en un valor de referencia las  Plantas de Líquidos Cloacales costarían hoy 400 millones de pesos en el caso de Esquel y 200 millones de pesos en el caso del Pueblo del Molino. Ambas Plantas, indicó, deberían tener una proyección de 20 años.

En cuanto a la provisión  de agua potable está previsto instalar medidores. Mateos  reconoció que la compleja situación económica impide, por el momento, ejecutar la “micromedicion en ambas ciudades. Se pagaría por lo que se consume y además la gente podría saber cuánto consume. En las ciudades en las que se implementó el sistema hay un aprovechamiento del 20 por ciento del agua”.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí