Por Fabián Galdi. Periodista deportivo.

Ya es historia. Somos lo que fuimos. En esencia, inyectamos esperanza donde no había qué la sostuviera. El gen argentino es así: se mueve en la alternancia entre extremos como si no tuviera capacidad de equilibrarse en el justo punto medio.

El fútbol, ese catalizador de emociones, es un reflejo de nuestra identidad. Pasamos de un estado a otro sin puntos intermedios. Después de Croacia era el oprobio. Luego de Nigeria, la resurrección. Y fue Francia quien le marcó los límites a la Selección.

Se le paró enfrente como lo hace un equipo sólido, excelentemente trabajado en su líneas y con un apoyo táctico que potencia sus posibilidades. Argentina, en cambio, volvió a repetir errores de manual: depender de esfuerzos individuales sin que existiera una estructura de conjunto que la contuviera.

¿Es toda la culpa de Sampaoli, si es que éste es el culpable? No, se trata de un entrenador que tomó a un grupo que ya venía desgastado y en baja. Se clasificó al Mundial en el último partido y ésto tampoco es un hecho que pase inadvertido.

Las crisis dirigenciales que ya son cíclicas en la AFA derivan en un efecto rebote que se expande en todos los sectores involucrados y – a la larga – se reflejan en el seleccionado nacional. En consecuencias, se pasó de un ciclo a otro quemando tres cuerpos técnicos – los de Martino y Bauza más éste, que parece tener fecha de vencimiento – cuando cuatro años atrás se había disputado una final del mundo.

Argentina recibió nueve goles en cuatro partidos y ésto es poco admisible en una formación que se preparaba para ser uno de los candidatos a coronarse en Rusia. Si el símbolo terminó siendo Mascherano, con 34 años y jugando en la liga china, es que algo no anda bien.

El mediocampo argentino es uno de los peores que ha tenido esta representación en – al menos – medio siglo. Quienes lo conforman son futbolistas que pasan por formaciones europeas que no son de elite.

Y éso es un reflejo de cómo el proceso formativo de futbolistas de clase en la Argentina quedó interrumpido cuando se clausuró el ciclo Pekerman, quién sabe por qué. ¿Caprichos, envidias, luchas de egos? La respuesta no aparece pero las consecuencias están a la vista. No surgen desde las divisiones inferiores quienes estén en la antesala de dar el gran salto. Les falta una horneada, como mínimo. Por ende, los titulares perciben que sus respectivos puestos no están amenazados. Y aquí se da el peor de los resultados: el del amesetamiento conformista.

De ahí que asomaron las hipotéticas soluciones mágicas post la victoria ante los nigerianos, a través de una modificación táctica que terminó decantando en un yerro garrafal. La del falso 9 es una historia que empezó a escribirse en los libros de Pep Guardiola, cuando dirigía al excepcional Barcelona en la fase ascendente y de consolidación que ya demostraba Messi.

El movimiento coordinado desde la salida ordenada y la distribución en mediocampo se nutría con tres y hasta cuatro enganches en fase de creación ofensiva. Así, en esa circulación de juego, la pelota le llegaba limpia a Leo, quien estaba a sólo una gambeta, quiebre o búsqueda del espacio para el remate final tanto en la cercanía como dentro del área. Un trabajo de preparación que llevó su tiempo de maduración exacta, vale aclarar; ni antes ni después.

Entonces, que Sampaoli haya elegido este sistema apenas pocos días antes de Kazan puso no sólo al Diez sino también al resto del equipo en un callejón estrecho. Una apuesta demasiado arriesgada la del entrenador, ya que se escalonó un efecto dominó de confusión y ésto impactó en la generación de juego colectivo.

El propio Messi comenzó a salir de posición ya que flotar entre Varane y Umtiti no tenía sentido, sobre todo porque no le llegaba la elaboración del volumen de juego que debía armarse desde más atrás.

Banega quedaba distanciado entre 25 y 30 metros de Leo y la desorientación ganó al conjunto. Máxime porque los volantes franceses fueron manejados por Pogba, quien trianguló en corto o buscó el espacio vacío cuando la ocasión lo ameritara.

Un magistral Mbappé marcó la diferencia. En cambio, hasta Mascherano debió salir a romper lejos de su zona en el afán de que Argentina pudiera tener una mayor contención a través de la posesión de pelota.

Los resultados quedaron expuestos: de no haber sido por una circunstancia inesperada – el remate preciso y potente de Di María – todo pudo haber quedado definido en la etapa inicial. Sin embargo, se alargó la esperanza y máxime con la acción afortunada que derivó en el tanto de Mercado.

He aquí un concepto que no puede pasar inadvertido: Argentina recibió tres goles en once minutos. Una sucesión de golpes propia de una formación inexperta, pero no de una potencia mundial que viene a imponer condiciones y no a sufrir porque le faltan argumentos sólidos. El descuento de Agüero redujo la distancia en el marcador pero sólo alargó una ilusión que no había contado con respuestas de las esperadas dentro del campo de juego.

Será el momento de la refundación completa. Y de escucharlo a Messi. De estar preparado para lo que él diga, opine, sienta y quiera comunicar. De hecho, se llegó hasta Rusia por él. Y tiene todo el derecho a decidir lo que desee. Si se queda o se va, habrá que reconocerle que viene sosteniendo a esta Selección desde hace años sin que ningún cuerpo técnico le haya encontrado la vuelta a cómo rodearlo.

Sí lo hizo Guardiola con aquél “falso 9″… pero no es tan sencillo copiar modelos exitosos sin saber cómo estructurarlo y menos tomándolo como si fuera un manotazo de ahogado. Otro catalán como Pep, supo expresarlo en su canto: “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí