Los sesenta y ocho legisladores de la Cámara Alta otorgaron, recientemente, en forma unánime la media sanción a un proyecto de reforma de la Ley de Trasplante de Órganos, conocido como Ley Justina.

El proyecto, en caso de obtener la medida sanción de la Cámara Baja, implicará que todas las personas mayores de edad serán donantes, excepto que expresen su negativa a serlo. Y que, al momento de la muerte de ese potencial donante, ningún familiar podrá revertir la decisión tomada por esa persona. En el caso de los menores de edad la decisión continuará siendo de sus padres.

El proyecto, impulsado por el senador pampeno Juan Carlos Marino (Cambiemos), y nombrado en homenaje a Justina Lo Cane la nena de 12 años que murió en noviembre del año pasado a la espera de un trasplante de corazón, prevé además que el 20% del presupuesto del INCUCAI se destine a la capacitación profesional. Y que se prioricen los viajes interprovinciales de quienes sean donantes en un trasplante cruzado, siendo el tratamiento -y el del receptor del órgano- cubierto completamente por las obras sociales o el Estado.

Raúl Suárez, integrante del Área Programática Esquel (Área de Trasplantados y Pacientes en Lista de Espera) en diálogo con La Portada aseguró que “estamos muy contentos porque se modifican algunos artículos de la Ley para que todos podamos ser donantes activos”.

Señaló que en la zona cordillerana “tenemos cincuenta personas que se están dializando y también hay otras que esperan otros órganos y tejidos. En la provincia hay 132 personas en lista de espera que son quienes pudieron hacer todos análisis necesarios” para integrar la lista de espera.

Mencionó, además, que es importante contar con la posibilidad de acceder a una donación de órganos ya que “Esquel es el único lugar donde se pueden dializar los pacientes. Luego está la localidad de El Bolsón o Trelew”. Y agregó que “gracias a Dios, desde Agosto de 2017 a la actualidad, tenemos ocho nuevos trasplantados en la Cordillera”.

Suárez remarcó que la falta de donantes se relaciona, en gran medida, “por la falta de información. También sucede que mucha gente cree ser donante, pero no está registrada en el INCUCAI porque expresó su voluntad en su carnet de conducir pero ese dato no se pasó. El año pasado firmamos un convenio con diez municipalidades para tener el acta de donación y que luego se me remitiera al Área Programática por intermedio de los Hospitales para cargar los datos. Con la Ley veremos cómo se sigue trabajando, pero es una alegría inmensa para quienes trabajamos en esto y para quienes esperan un órgano. Hay muchas personas, como Justina, que no logran tener su órgano a tiempo y lamentablemente fallecen”.

Falta coordinador  

Al ser consultado respecto de la posibilidad, a partir de la Ley, de fortalecer las instancias de capacitación y la coordinación del trabajo interprovincial indicó que “nosotros necesitamos un coordinador Hospitalario, que pertenece al área de Terapia Intensiva y es capacitado por INCUCAI para los operativos. Y con esta Ley tendríamos más chances de tenerlo”.

Suárez fue contundente al sostener que es preciso estar atentos, en caso que la Ley Justina logré la media sanción en la Cámara de  Diputados, a su completa y efectiva aplicación “no debemos quedarnos en las buenas intenciones. La Ley debe implementarse realmente. Hay una Ley de Trasplantados que cuesta implementar: uno de los beneficios es un carnet para viajar, pero en muchas empresas, hasta hace poco, costaba conseguir el pasaje”.

Venciendo temores

Las ideas equivocadas sobre la donación de órganos, córneas y tejidos pueden impedir que una persona se inscriba como donante. A continuación los temores más comunes y los aspectos reales:

Mito: tengo una condición médica, entonces no puedo ser donante. Realidad: cualquier persona, sin importar su edad o historial médico, puede inscribirse como donante. El equipo de trasplantes determinará en el momento de la muerte de la persona si la donación es posible. Aún así debería considerar la inscripción. Incluso si presenta una enfermedad, puede ser elegible para donar sus órganos o tejidos.

Mito: soy demasiado viejo para ser donante. Realidad: no existe un límite de edad para donar órganos.

Mito: no creo que mi religión apoye la donación. Realidad: la mayoría de las principales religiones respaldan la donación de órganos y la consideran un acto final de amor y generosidad hacia el prójimo. 

Mito: si en el Hospital ven que soy donante, no intentarán salvarme la vida. Realidad: cuando está enfermo o tiene una lesión y es hospitalizado, la única y verdadera prioridad es salvar su vida. Sólo después de que todos los métodos para salvarle la vida hayan fallado, la donación se convierte en una posibilidad.

Mito: las personas famosas o millonarias que están en la lista de espera reciben los órganos más rápido. Realidad: un sistema informático nacional verifica la compatibilidad de los órganos donados con los posibles beneficiarios. Los factores que se utilizan en el proceso de compatibilidad incluyen grupo sanguíneo, tiempo de espera, otros datos médicos importantes, gravedad de la persona y ubicación geográfica. La raza, los ingresos y la fama nunca se tienen en cuenta.

Mito: mi familia no podrá hacer un funeral con ataúd abierto si soy donante. Realidad: generalmente, los donantes de órganos, tejidos y córneas pueden ser velados en un funeral con ataúd abierto. Durante todo el proceso de donación, el cuerpo recibe un tratamiento de cuidado, respeto y dignidad.

Mito: mi familia tendrá que pagar la donación. Realidad: la donación de órganos o tejidos no implica gasto alguno para los donantes o sus familias.

Mito: si estoy en coma, podrían sacarme los órganos. Realidad: la mayoría de los donantes de órganos fallecidos son pacientes a los que se les declaró muerte cerebral. Pero la muerte cerebral NO es lo mismo que un estado de coma. Las personas pueden recuperarse de un coma, pero no de la muerte cerebral. La muerte cerebral es irreversible.

Mito: los miembros de la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Personas Transgénero no pueden donar. Realidad: no existe ninguna política ni regulación que excluya a los miembros de la comunidad LGBT de la donación de órganos. Lo que importa en la donación de órganos es la salud de los órganos.

Fuente: donaciondeorganos.gov  (Información del Gobierno de EE. UU. sobre donación y trasplante de órganos)

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí