El grupo de danzas tradicionales vuelve en mayo al Salón Ahonikenk donde iniciará con las clases de baile para jóvenes y adultos. Será un espacio de encuentro con uno mismo y con el otro, recreativo, artístico, saludable y social. Su máximo objetivo para este año será trabajar para representar a la danza patagónica en los festivales de Cosquín o Jesús María.

El Ballet Folklórico “La Yunta” ya lleva más de seis años haciendo historia en la ciudad y revalorizando las danzas tradicionales. Su director Cristian Fernández destacó a La Portada que se encuentra con muchas expectativas por este reinicio de actividades en el Salón Ahonikenk dado que por varios meses no pudieron contar con este espacio que estaba en refacción. Mientras tanto contaron con la amabilidad de la Junta Vecinal del barrio Estación que les prestó la sede para ensayar. “Estamos volviendo al ruedo y nuestro deseo es trabajar en nuestras danzas patagónicas que han tenido buena repercusión ya que nuestra coreografía ha viajado por varios lugares”, contó orgulloso.

Si bien reconoció que cuesta mucho trasladarse junto con los bailarines para participar de diferentes eventos ya que no cuentan con ningún tipo de apoyo y su trabajo es autogestivo, aseguró que su objetivo es transmitir las danzas tradicionales, el paisaje de la Cordillera y su historia. “Hemos llegado a ver lágrimas en los ojos y eso nos llena el corazón y el alma porque quiere decir que estamos haciendo bien las cosas”, expresó.

 

Taller recreativo

Por su parte Gisel Figueroa, quien integra “La Yunta” desde sus inicios, resaltó que este año quieren que se sume más gente al Ballet. Para esto brindarán a partir de mayo un taller los miércoles de 21 a 22 horas para jóvenes mayores de 18 años y adultos en el Salón Ahonikenk, ubicado en Sáenz Peña 239 (frente a la cancha de Belgrano). “No va a ser un espacio riguroso, con pruebas, ya que nuestra idea es que se pueda aprender desde lo lúdico y que sea un espacio de recreación y de encuentro, que puedan despejarse la mente y también les haga bien a la salud”, explicó.

En tanto los bailarines que quieran formar parte del Ballet, las presentaciones y los viajes tendrán ensayos los martes y jueves de 21 a 23 horas. No se descarta que en algún momento se incorpore un taller para chicos ya que les gustaría mucho integrarlos y contenerlos en las danzas tradicionales.

 

El arte de la expresión

Hoy el Ballet “La Yunta” cuenta con cuatro parejas y sueña con subir al escenario de los festivales Cosquín y Jesús María. “Estamos trabajando para cumplir con este objetivo porque tenemos bailarines con un entusiasmo terrible”, aseguró el director, al tiempo que aclaró que su esencia no es la competencia sino el compañerismo. “Como grupo queremos disfrutar lo que hacemos y la danza que es el arte de la expresión”, indicó.

En tanto Gisel sostuvo que “uno se expresa a partir de la danza, interpreta y trata de llegar a las personas porque no sólo bailamos para nosotros sino también para un público y que alguien vea lo que estás haciendo y se emocione es muy importante”.

Por último Cristian expuso que en Esquel todavía falta que haya más folklore en la plaza y en los espacios públicos porque integra a muchos bailarines como se pudo ver el último domingo. “Nosotros somos partes de la cultura, la hacemos y no hay nada más lindo que ver a un pueblo crecer con su gente. Tenemos que aprender a disfrutar la danza y quien dice si en el futuro no podemos llegar todos juntos a Cosquín”, cerró.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí