El complejo “Futaleufú” cumple durante el mes de abril 40 años de su inauguración. Nace con el fin de proveer de energía eléctrica a la planta de aluminio en Puerto Madryn (ALUAR), suministrando el excedente a otras industrias y servicios públicos de la región. La empresa a cargo implementa por estos días un millonario proyecto de renovación y mejoramiento.

La presa fue impulsada por Agua y Energía Eléctrica, de acuerdo a las directivas de la comisión para el desarrollo de los Metales Livianos, dependiente de la Fuerza Área Argentina. La obra comienza a principios de los 70 y finaliza en el 78. A mediados de los 90, el Estado Nacional crea la Hidroeléctrica Futaleufú mediante un contrato de concesión a largo plazo.

Este miércoles las autoridades máximas de la firma estarán presentes en la ciudad para celebrar este nuevo aniversario, nada más y nada menos que los 40. Un encuentro que servirá para evaluar la situación actual y la marcha de lo que consideran “inédito” a nivel país: el cambio de estatores, lo que permite una mayor potencia instalada.

El Ingeniero Pablo Belkenoff, gerente de la central, y Adolfo Schulz, empleado que atravesó las cuatro décadas, recibieron a la prensa. Realizaron un paneo histórico. Hablaron de lo que significó, y de lo que representa, la planta para la zona cordillerana. También destacaron la labor, el compromiso y profesionalismo del personal que presta funciones en el lugar.

Proyecto inédito en Argentina

“Es muy emocionante poder ser protagonista de esto”, manifestó Belkenoff luego de la exposición que duró poco más de una hora. Señaló que en estos momentos “estamos a la mitad de un proyecto único en la Argentina” que contempla el recambio de los generadores y demás equipamiento. La supervisión está a cargo de especialistas japoneses.

Todo supone una inversión cercana a los 42 millones de dólares, precisó el Ingeniero.  Reiteró, asimismo, que “somos los primeros en hacer un trabajo de esta naturaleza” y destacó que hoy la Hidroeléctrica es espejo de muchas otras plantas nacionales. “Otras empresas están interesadas en lo que hoy nosotros hacemos”, indicó orgulloso.

Dejó en claro que el armado de un estator no es algo que se viera todos los días y que para un amante del campo energético es como “tocar el cielo con las manos”, indicando, al mismo tiempo, que “nosotros estudiamos para ver una cosa semejante: la construcción y el montaje de una máquina”.

“Futaleufú siempre fue una especie de mosca blanca del sistema por cómo se ha mantenido. Las visitas que hemos tenido de afuera se mostraron sorprendidas por el estado de conservación. Esto tiene que ver con la gente que estuvo en la construcción, con quienes realizaron el mantenimiento y con aquellos que fuimos tomando la posta”, expresó.

La voz de la experiencia

En tanto, Schulz recordó que llegó a Esquel proveniente de Entre Ríos -a mediados de los 70- para formar parte de la primera etapa en la presa. Confió que le costó adaptarse no sólo al trabajo sino que a la vida en el sur pero que desde entonces no cambia la Cordillera por nada del mundo. Incluso reveló que tuvo tentadoras ofertas laborales para migrar. No quiso.

Aseguró que la central era muy distinta en los inicios y que hoy las condiciones generales de seguridad son más estrictas. Rigurosas. Además, en todo momento quiso resaltar la figura de quienes han sido parte de una manera u otra del complejo. “Esto es una experiencia de trabajo y de vida que me llena de orgullo”, amplió.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí