San Telmo Esquel es una escuelita de fútbol infantil que cobija chicos de cuatro a diez años, de diferentes barrios. Los días lunes, miércoles y viernes se juntan en el Salón de Usos Múltiples (SUM) de la 112. Un espacio para jugar a la pelota y, al mismo tiempo, reforzar valores tales como el respeto, el compañerismo y la solidaridad.

El silbato suena apenas pasadas las 20 horas. Es viernes. De inmediato los chicos se sacan las pecheras algo transpiradas y las dejan a un costado, bien acomodadas. Terminó el entrenamiento. En las tribunas, los padres esperan pacientes para regresar a casa y pensar ya en la cena. Antes de marcharse, viene el saludo a los profes, Lucas Austin y Daniela Castiglioni.

“Más allá del fútbol acá tratamos de inculcar valores. Puede sonar una frase trillada pero somos como una gran familia”, cuenta Austin a diario La Portada. Luce orgulloso con todo lo que lograron en menos de un año. “En la primera clase éramos cuatro y hoy más de cuarenta”, subraya y sonríe este joven apasionado por el deporte.

Los primeros pasos fueron en instalaciones del Casino de la Policía del Chubut, en calle 9 de Julio. Un reducto pequeño pero cómodo, explica. Este 2018 se mudaron al SUM de la 112, un salón con más capacidad y otras dimensiones. “Tenemos grupos con nenes de cuatro a seis y de siete a diez años. Trabajamos los lunes, miércoles y viernes por la tarde”, precisa.

Se apresura en dar una noticia que lo motiva: “Vamos a entrar en la LIFRI (Liga Independiente de Fútbol Reducido Infantil). Nos invitaron a participar”. Todo se está dando rápido. “Cuando comenzamos, pensamos en que nos iba a ir bien pero no esperábamos esto”, reconoce y no se achica. Dice que quieren seguir creciendo.

Revela que en mente tienen tramitar la personería jurídica del San Telmo y, de esta manera, ampliar el horizonte, el campo de acción. Sumar niños más grandes (11, 12, 13 y 14 años tal vez) y hasta otras disciplinas es el objetivo a largo plazo. Ahora sólo es futsal pero a futuro la intención es pasar a cancha de once, expresa.

Planificación

Explica que a comienzos de la temporada hicieron una planificación estratégica, un plan para los entrenamientos. No se trata de arrojar la pelota y que salgan partidos, desliza. “Siempre hay juegos, posicionamientos, salidas, hacer dos toques y eso según los niveles. En una carpeta tenemos todo. Hasta la documentación que nos exigen por el seguro y demás”, informa.

“Por ejemplo, con los más pequeños la actividad es recreativa. Utilizamos globos, jugamos a la mancha, pateamos penales y sumamos a los padres. Con los más grandes plasmamos posicionamientos tácticos, salidas y mediante el juego van adquiriendo conocimientos de futsal”, indica.

Agradece luego el constante acompañamiento de los padres. “Tenemos un grupo que trabaja a la par nuestra”, asegura y resalta que el año pasado organizaron distintos eventos para recaudar fondos y confeccionar las camisetas. Entiende que son un sostén principal de San Telmo. “Es una frase trillada pero somos como una gran familia”, insiste.

Cuenta además que exigen rendimiento educativo. “Pedimos el boletín. Y a los más chicos una especie de boletín de comportamiento en las casas. Hay quienes incluso traen la tarea a los entrenamientos. Buscamos que sea un espacio de contención. Al margen de enseñar una disciplina deportiva tratamos de abarcar otros aspectos como el respeto, la igualdad y el compañerismo”, completa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí