El piloto esquelense se impuso en la clasificación, la serie y la final en TP 1100 de la primera fecha del “Gran Premio 66 Aniversario del Auto Moto Club”, que se disputó el fin de semana pasado en Comodoro Rivadavia.

Mauro Larrachau arrancó el campeonato con el pie derecho con un auto en pista que tuvo que hacer a nuevo y sólo pudo probarlo el mismo día de la carrera. En este sentido reconoció en diálogo con La Portada que el debut “fue complicado” porque tuvo que arrancar desde cero. “Yo vendí mi auto a fines del año pasado y compré el de Marcelo Guglielmetti, el cual lo tuve que hacer entero porque estuvo parado mucho tiempo, cinco años más o menos, así que tuvimos que acomodarlo un poco”, relató el esquelense, quien prácticamente tuvo que hacer el vehículo a nuevo porque le cambió suspensión, motor, caja y frenos.

Más allá de estos contratiempos, Mauro demostró un andar sólido que lo hizo inalcanzable para sus rivales y le dio el triunfo en todas las etapas. “Me imaginaba andando bien, no con tanta diferencia, pero tuvimos un auto muy distinto al resto y eso nos dio una ventaja en todos los parciales, que superó nuestras expectativas ampliamente”, aseguró.

Sin embargo reconoció que la final fue complicada. “Si bien al principio había logrado escaparme y estaba como tres o cuatro segundos adelante, en un momento se achicaron las diferencias. Después también hubo aceite en pista y se puso más complicado”, señaló.

En la última vuelta creyó que se le podía escapar la victoria por la mancha de aceite que le puso el auto de costado, pero su habilidad como corredor lo hizo sortear este obstáculo, además de la solidaridad del piloto que venía atrás y lo esperó hasta acomodarse.

Más firme que nunca

El esquelense destacó que este triunfo lo alienta a continuar dando pelea en el campeonato. “La próxima carrera será en abril, mi expectativa es correr todo el año y seguir peleando el campeonato como lo venimos haciendo hace tres años pero ya más firme porque haber ganado la primera carrera, que es obligatorio para ser campeón, me saca una mochila bastante grande”, afirmó.

 

Sin circuito donde probarse

Mauro también recordó que hoy no cuenta con ningún circuito en la ciudad para probar su vehículo y prepararse para las carreras ya que el autódromo local se encuentra paralizado. “Este auto, en particular, no pude probarlo en ningún lado porque venía muy ajustado de tiempo; lo único que teníamos seguro era el motor y se me rompió el viernes cuando llegué a Trelew”, confió. No tuvo otra alternativa que repararlo allá y salir con un auto totalmente nuevo que no sabía cómo iba a rendir. “Fue un doble mérito porque estábamos tapados y de pronto aparecimos primeros, a muy poco del segundo, y luego ya con una diferencia mayor, teniendo en cuenta la categoría y lo pareja que es, así que estamos muy contentos”, aseguró.

Asimismo expuso que hoy no tiene dónde probar el auto en Esquel. “Me gustaría terminar este año y pasarme de categoría, porque mi idea sería correr el Gol, pero el tema del circuito es algo que necesito o por lo menos las herramientas económicas para probar un par de fines de semana en la costa”, planteó.

Esquel fuera de pista

Después de tantos años de actividad y fiesta tuerca, el autódromo se encuentra parado tras una obra de ampliación que aún no se ha podido concretar por falta de inversión. Esto tiene preocupados a los amantes de los fierros, tanto corredores como aficionados, porque ven que el deporte no prospera en la ciudad.

Mauro se mostró enojado y molesto. “No me gusta que no haya actividad en Esquel, no puede ser que no podamos mantenerla y esto hace que no tengamos tantos corredores participando en otro lado porque es importante probar y sentirse cómodo para hacerlo”, resaltó. Además expuso que “a los chicos, que quieren arrancar en este deporte, les resulta imposible porque sí o sí necesitan probarse, así que esto apaga el automovilismo en Esquel”.  

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí