Con la oposición de la Fiscalía, se arribó a una conciliación entre el imputado y el supermercado afectado. Lo decidió la juez Anabel Rodríguez por considerar que se cumple la finalidad del proceso penal con esta solución alternativa. Antes de resolver escuchó al gerente de la sucursal donde ocurrió la tentativa de hurto, el hombre dijo que como representante de la empresa tendría que seguir el proceso, en lo personal, como padre, le daría otra oportunidad. “Hoy fue tu mamá a verme, pedir disculpas y ofreció pagar”, le dijo al imputado, este también le pidió disculpas. La juez consideró que se llegó a un acuerdo entre las partes “reales” del conflicto y por lo tanto corresponde otorgar la Conciliación, pese a la oposición Fiscal. La Fiscalía adelantó que analizará las posibles vías recursivas.

El lunes a las 19.40 horas el joven entró a la sucursal de un supermercado local, ubicada en Av. Holdich, cargó en su mochila una longaniza y tres quesos, atravesó el sector de cajas sin abonar los productos, y al llegar al portón fue interceptado por un empleado de seguridad, que le solicitó que exhiba lo que llevaba en la mochila. En esa oportunidad se lo invitó a pagar los productos para evitar ser denunciado. No habiendo realizado el pago, el gerente hizo la denuncia activando el proceso penal.

El procedimiento de juicio rápido

La Funcionaria Julia Mateos y el Fiscal Fernando Rivarola, formularon la apertura de la investigación y solicitaron la aplicación del procedimiento de juicio rápido. Dicho procedimiento establece que debe analizarse en primer término la posibilidad de aplicación de salidas alternativas. La Defensa Pública, representada por Paola Bagnato, pidió que se lleve a cabo una conciliación. Para fundar su pedido hizo mención a la posibilidad ofrecida al acusado, al momento del hecho por el gerente de la sucursal, si pagaba no hubiera habido denuncia. Por ese motivo entendió que es factible llegar a una conciliación en la que su defendido se comprometa a pagar en un plazo de tres días el monto que sumaban los productos que intentó hurtar y que fueron recuperados.

Por qué la Fiscalía se opuso a la conciliación

El fiscal se opuso a esta posibilidad, citando dos Instrucciones de la Procuración General, indicando a los fiscales que deben respetar la progresividad del sistema procesal y para que esta sea efectiva, frente al mismo tipo de delito, no debe concederse más de una vez la conciliación. Es decir que después de haber obtenido una conciliación, si se repite la conducta, solo es posible otorgar una Suspensión de Juicio a Prueba y luego de esta, si hubiera una tercera reiteración en el delito, debería afrontar el juicio, aunque se trate de un delito muy leve.

En el caso concreto, el imputado accedió a una Conciliación en 2016, por un hecho muy similar. Por ese motivo Rivarola se opuso a que se le otorgue una segunda Conciliación.

La Defensa resaltó que las instrucciones de la Procuración General son de aplicación obligatoria únicamente para los fiscales y que en este caso no se justifica una resolución más gravosa para el imputado ya que no hubo perjuicio para la víctima.

Paz social 

Anabel Rodríguez, tuvo en cuenta que hay acuerdo en que se aplique una salida alternativa, lo que debe verificarse cuál es la más apropiada para el caso puntual. “El juez debe resolver el conflicto buscando la armonía de los protagonistas y la paz social… Hemos escuchado a la víctima que está de acuerdo con la propuesta de la defensa, hemos escuchado al señor Ruminahuel dar las disculpas y a dar una reparación en la medida de sus posibilidades y entiendo que esta es la mejor solución para este caso, atendiendo a varios principios generales, entre ellos atendiendo a la opinión de las víctimas…”, sostuvo Rodríguez.

También tuvo en cuenta la falta de perjuicio económico para la víctima y la fecha en que el imputado tuvo su anterior hecho delictivo, que data de 2016. “El consentimiento fiscal se pone como requisito indispensable para el caso en que la víctima no esté de acuerdo con el instituto de la conciliación. En este caso la víctima real ha dado su consentimiento para este acuerdo”, concluyó.

El ofrecimiento del imputado

Además del pedido de disculpas ya realizado, el imputado ofreció el pago de $478 en tres días, (resultante de la suma de los valores de los productos que se le encontraron en su mochila) y la realización de diez horas de trabajo comunitario en un plazo de dos meses, en el Hogar de Adolescentes Varones.

Se analizan los recursos posibles

La Fiscalía no consintió la resolución de la juez y analiza las vías recursivas posibles.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí