El presidente de la Junta Vecinal del Estación, Carlos Oscar Molina, pidió apoyo de la Municipalidad de Esquel ya que aseguró que el Estado no está presente y se encuentran “abandonados”. En ese sentido sostuvo que el municipio debería tener “un mayor compromiso social” y no ver a los vecinalistas como “un gasto”.

En diálogo con La Portada, el referente barrial se manifestó preocupado por la situación económica que atraviesa el país y la falta de oportunidades laborales. “Es muy triste lo que nos está pasando a todos los argentinos, no se propone nada, no hay plata y vivimos con incertidumbre”, confió Molina, quien pese a estar desocupado y enfermo aseguró que mantiene la esperanza de que el próximo año será mejor. “Yo soy muy optimista y no nos van a vencer porque somos creativos”, destacó.

En este sentido contó que entre los proyectos para el 2018 está la creación de una Casa del Adolescente, bibliotecas populares y un grupo que apoye a los jóvenes a seguir estudiando para que tengan un futuro laboral. “Es ambicioso pero posible”, admitió y resaltó que “hay muchos chicos con capacidades intelectuales impresionantes que han dejado la escuela para trabajar y queremos que tengan igualdad de oportunidades”. Al mismo tiempo indicó que “nosotros queremos que el chico que quiera ser doctor lo pueda ser y para eso necesitamos que la gente se sume”.

“Apuntamos a crear trabajo”

Molina aseguró que desde la vecinal tienen como objetivo generar fuentes de empleo. Por ese motivo destacó la labor de la bloquera que funciona en el galpón de la sede, el cual proyectan que en un futuro sea de Arte y Oficio, como también la segunda bloquera que se conformará para beneficio del barrio. “Apuntamos a la contención de los jóvenes de 18 años en adelante que están desocupados y discriminados”, explicó.

Asimismo contó que el secretario de Obras Públicas, Alejandro Wengier, les confirmó la recuperación de un predio de dos hectáreas para armar canchas comunitarias. “Ahí vamos a formar el Club Deportivo Estación, que va administrar el lugar, y queremos que sea para toda la comunidad ya que nuestra idea es volver a inculcar valores en los chicos”, anheló

Destacó también la reparación de todas las máquinas de costura que hay en la sede para que el vecino pueda utilizarlas y hasta generar un emprendimiento propio. “Tuvimos un curso de costura que continuará en febrero y es gratis, como también otro de agua y plomería de cloacas, peluquería y los talleres municipales”, recordó.

 

“Falta compromiso social”

El vecinalista se mostró preocupado por los hechos de inseguridad y el consumo de sustancias en los jóvenes. “Estamos a tiempo de pararlo pero falta un compromiso social del Estado que no está presente. Yo no quiero un barrio violento, quiero que la gente viva en paz y seamos buenos vecinos”, aseguró.

Sin embargo apuntó que “los vecinalistas para la municipalidad representamos un gasto”, y planteó que el municipio “tiene que trabajar más en lo social en el sentido de vincularse más con nosotros porque necesitamos apoyo municipal para lograr que nuestros jóvenes tengan talleres, casas y las cosas que le corresponden”.

Molina expuso que “estamos abandonados porque el Estado no está presente”, y aclaró que “no estamos en contra del gobierno porque no tenemos una ambición política, sólo queremos un barrio mejor, organizado y que nos acompañe el municipio para que haya igualdad en todos los sentidos”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí