Vecino del Lennart Englund pide una solución habitacional

0

José Calfin vivió siempre en el barrio Lennart Englund, en una zona considerada de riesgo por la proximidad de la montaña y los desplazamientos frecuentes de piedras. Tiene una casa precaria, a medio construir, la que habita con su hijo de seis años. Se acercó hasta la Redacción de diario La Portada para solicitar “una mano del Estado”.

Reconoce que está ubicado en un sector peligroso por los derrumbes y la cercanía de la montaña, pero asegura que no tiene los recursos económicos para mudarse. “Pido materiales para seguir haciendo mi casa. Me falta el tema de la cañería, revoques y levantar unas paredes”, cuenta a este medio.

Dice que se enteró hace poco de la reubicación de 30 familias del Lennart Englund, las cuales recibieron el domingo la llave del techo propio. Explica que él no pudo realizar a tiempo los trámites ante el IPV. En mano tenía los primeros documentos para presentar ante el instituto. Una vivienda social es la otra alternativa que le encuentra a su delicada situación habitacional.

Comenta que hace pocas semanas falleció su madre y que ella reclamó sin éxito por más de 30 años ante las autoridades gubernamentales de turno la construcción de un baño acondicionado para personas con discapacidad. Señala, además, que tiene inconvenientes laborales y que sobrevive gracias a las “changas”.

Agrega Calfin que un trabajo estable sería la solución de fondo. Con un salario seguro todos los meses podría terminar su casa o bien pensar en mudarse. Por lo pronto pide ayuda. El mejoramiento habitacional en el también conocido como “Rural Vieja” o una vivienda social, los dos caminos que le quedan.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí