Mariano Leiva brindó una capacitación para fotógrafos en la ciudad de Esquel. Una jornada de formación profesional centrada en el retrato de bodas y eventos de tipo social.

Leiva es de Funes, Provincia de Santa Fe. Hace 15 años decidió largar todo y dedicarse exclusivamente al mundo de la fotografía, en particular a las bodas y eventos sociales. Mal no le va. “Cuando uno hace lo que quiere deja de trabajar”, cuenta este fotógrafo que el fin de semana último brindó un taller en Esquel.

A lo largo del año, este santafesino recorre el país contratado no sólo para los casamientos sino que también para llevar adelante distintas capacitaciones. En Esquel se juntó con algunos “amigos del sur”, visitó el Viejo Expreso Patagónico “La Trochita” y el Parque Nacional “Los Alerces” y, claro, compartió parte de su rica experiencia.

En diálogo con diario La Portada, comentó que gracias a la cámara pudo conocer varios países, relacionarse con diferentes culturas, conocer gente y hacer lo que más le gusta. “Tengo 15 años en esto y más de 200 bodas realizadas”, explicó este especialista en eventos, un género en el campo de la fotografía que se diferencia de otros como el de paisaje o el fotoperiodismo, por ejemplo.

Dijo que hacer bodas es complejo, requiere de técnica y conocimientos extras. “Las personas se intimidan y uno tiene el desafío de que pierdan el miedo. Estudio piscología y eso me sirve”, señaló Leiva, trotamundos de 47 años que ha realizado trabajos en Estados Unidos, Brasil, España y México, entre otros países.

Aseguró que cada viaje lo enriquece como persona y, claro, le aportan mucho en lo profesional. “Por ejemplo, las bodas hindú son larguísimas. Duran cuatro o cinco días. Estuve en una que era por encargo, es decir que la novia no conocía al novio. Todo respetable. Es interesante traspasar las barreras del idioma. Hay que estar siempre con la mente abierta y el corazón a pleno”, indicó.

Actualización permanente

Por otro lado, dejó en claro que en la fotografía, como así en otros ámbitos laborales, la formación constante es fundamental. Afirmó que uno no puede ser ajeno a los avances de la tecnología y agregó que los clientes son cada vez más exigentes. “Hoy la gente tiene más cultura visual y demanda otro tipo de cosas”, añadió.

“La fotografía cambió mucho”, manifestó Leiva en esta entrevista con La Portada, resaltando que “uno debe actualizarse constantemente y seguir aprendiendo. Cualquier cosa que uno emprenda exige esfuerzo. Hay que reinventarse, crecer continuamente para no quedar fuera del mercado”.

Para concluir, aseveró que el oficio para él no supone sólo una mera salida económica sino que además “un apoyo espiritual”. Confió que su amor por las fotos viene de chico, de la cuna, y que su padre fue quien le transmitió esa “pasión” por capturar imágenes.

 

 

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here