TE ACORDAS: Cuando se cayó el Gimnasio Municipal

0

Jueves 23 de abril. Año 1998. Una fecha recordada por muchos en Esquel, sobre todo aquellos que están por arriba de los 30. Eran las 9 de la mañana. Un escalofriante ruido pone en alerta a quienes estaban cerca del Estadio Municipal. La escena dejó a todos inmovilizados: el Gimnasio cedía ante la cantidad de nieve y caía desplomado. Adentró, una chica se salvaba de milagro.

La ciudad, como cualquier otra, tiene en su recorrido histórico hitos, acontecimientos y hechos que quedarán por siempre en la memoria colectiva. La fundación en 1906, la construcción de la represa Futaleufú, el plebiscito del 2003 que le dijo “No a la Mina”, el arribo de “La Trochita” en 1945, el gran incendio en el Lago Futalaufquen, son ejemplos.

La caída del Gimnasio Municipal en el 98 es también uno de esos temas que de vez en cuando algún vecino saca a la luz en una conversación de café. Diario La Portada dialogó con una persona que vivió de cerca lo sucedido, Jorge Aleuy, el por entonces director de Deportes en la gestión de Ubaldo Ongarato.

Cuenta Aleuy que ese jueves 23 de abril la localidad amanece vestida de blanco. A priori, toda una postal. “Una nieve densa, pesada y húmeda. Cálculo que en el techo del Gimnasio Municipal teníamos unos 30 0 40 centímetros acumulados”, repasa con simpleza, como si hubiese ocurrido hace un par de días.

Recuerda que como cada mañana realiza un recorrido por el complejo deportivo para verificar que todo esté en orden. “Ese día las clases en las escuelas estaban suspendidas. Pero había tres chicas jugando al vóley. Les pregunté qué hacían y responden que querían jugar un rato nada más. De ahí me dirijo al sector del natatorio para ver los trabajos de calefacción en los vestuarios”, dice.

Comenta que mientras conversaba con el grupo de gasistas en la pileta escucha un ruido ensordecedor. “La sensación era la de un temblor”, asegura. “Pensábamos que había sido algún poste de gran tamaño. Salimos corriendo para afuera y mirando al fondo pudimos ver al Gimnasio por el piso”, señala.

“Me acordé de las tres chicas que estaban jugando al vóley. Enviamos a una persona para que busque ayuda en Gendarmería, que llame a la ambulancia y que corte el gas. Todo en un instante. Ahí vemos que dos de las niñas estaban paradas en el terraplén que da al Estadio. Pregunto si salieron todas y responden que una aún estaba dentro”, relata.

Aleuy confiesa que la desesperación a esa altura era grande. “Cuando quisimos ingresar vemos a la chica al lado de la puerta con signos de haberse golpeado. Nosotros no sabíamos cuál era la gravedad. Arrancamos la puerta, tratamos de hablarle y ella llorando intenta decir algo. Cuando la sacamos se desmaya”, explica.

Afirma que los nervios no terminaron ahí y que lo único en su mente era corroborar que nadie se encuentre bajo los escombros. “Seguimos tratando de ver. Debajo de una tribuna observamos ropa. Creo que un buzo. Nos asustamos mucho porque creímos que había alguien ahí. Pero se trataba de una mochila de las propias chicas”, añade.

Precisa luego que el Gimnasio estaba localizado junto a la pileta, donde hoy funciona la Residencia Deportiva. “Creo que se inauguró en 1975. Los trabajos para construir uno nuevo comenzaron de inmediato. Se consiguieron fondos del Gobierno Nacional, algo así como 800 mil dólares. Pasó un par de años y cerca del 2002 habilitamos el nuevo”, completa.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí