Por Francisco Peralta – Periodista

Desde hace un tiempo a esta parte las redes sociales y buena parte de los medios de comunicación de Esquel y la región difunden expresiones que marcan un retroceso en la forma de entender al otro, al diferente, al aparentemente extraño.

Los hechos vinculados a la situación generada desde marzo de 2015 en la zona de Ruta 40 Vuelta del Río, han ido configurando un escenario que desde distintos púlpitos de poder se ha planteado como de violencia inusitada, llegando al extremo de plantear que en torno a esa situación se da una situación de terrorismo. Y también que ese grupo de personas mapuche -que reclama la ocupación de un territorio por considerarlo de uso ancestral-  es un grupo separatista vinculado a lo más granado del secesionismo internacional, con un supuesto -y ya desmentido- financiamiento de una ONG mapuche inglesa.

Casi nadie se ha preguntado seriamente hasta ahora acerca de la titularidad de ese lote que las denominadas comunidades en Resistencia del departamento Cushamen reclaman como lugar necesario para su vida digna y que supuestamente pertenece a la Compañía Tierras del Sud S.A., digo casi nadie porque sí ha habido voces que lo denunciaron ya en abril de 2015, sin contar las anteriores que fueron silenciadas por la historia oficial.

Muy pocos periodistas y dirigentes políticos y sociales han tratado de establecer y poner en evidencia las relaciones de poder y de apropiación del territorio que se entretejen desde hace años en esa zona, avasallando desde hace mucho tiempo los derechos de muchas de las familias asentadas en esa región desde antes del proceso “colonizador”.

Sí hubo empresas de comunicación, dirigentes sectoriales de la patronal agraria, algunos “periodistas” provocadores, dirigentes políticos y funcionarios públicos que se dedicaron sistemáticamente a hacer crecer a un enemigo imaginario muy poderoso, casi invencible.

Desde el principio de este conflicto hubo un esfuerzo denodado por asociar ese reclamo mapuche con la existencia de un grupo de resistencia mapuche denominado RAM. Grupo que según dicen esos mismos medios y esos mismos dirigentes ha cometido varias decenas de atentados contra la propiedad sin que ninguna fuerza de seguridad haya podido detener a alguno de sus integrantes. ¿Raro, no? Un supuesto grupo con logística suficiente para producir un atentado a metros del obelisco sin que ninguna de las muchas fuerzas policiales en la zona puedan advertir o perseguir ¿raro, no?

Las redes sociales se transformaron rápidamente en un canal donde se pueden decir las falacias más grandes y se puede discriminar a mansalva porque, dicen, hay libertad de expresión. En realidad es un canal óptimo para la reproducción del miedo colectivo, de la negación activa de ese otro al que te dicen que hay que odiar y des-conocer, aunque sea tu pariente.

Llegamos a leer a una médica del sistema público que dijo tener una escopeta con cartuchos de sal para dispararles en el ano (a esos delincuentes) y que si les tocaba atenderlos los dejaba desangrarse. Ese odio visceral, nacido del más estúpido miedo a perder lo que nadie dijo que se iba a quitar, es moneda corriente en el imaginario social de buena parte de nuestra sociedad. Y ese odio se alimenta aún desde fórmulas tan básicas como las que escuchamos referir del que dice “yo hasta tengo un amigo mapuche”; o de aquellos que desde la pertenencia a una argentinidad patriotera que poco y nada tiene que ver con la situación en sí dicen: “son chilenos, que se vayan a su país” o “no son mapuches, los mapuches son mansos, a esos violentos no los conoce nadie”. Y el coro se multiplica y se diversifica llegando a la peor negación: la negación del derecho básico, el de la vida.

La desaparición de Santiago Maldonado, visto por última vez según testigos durante la represión a aquella comunidad por parte de la gendarmería nacional comandada por Bullrich y Macri, ha puesto a muchos vecinos en la disyuntiva de tener que seguir profundizando la patraña del grupo terrorista y llevarla al paroxismo de “algo habrá hecho” o bien volver sobre sus dichos y repensar en serio si la única manera de resolver esto era a través de la represión.

En pos de alentar a estos últimos permítanme un tópico para la reflexión: si fuera verdad que la fuerza nacional ingresó a la comunidad sólo para perseguir a los que estaban cometiendo un delito “flagrante” al cortar la ruta, ¿por qué no pudo aprehender a nadie? ¿no les resulta raro que tanta gente tan bien entrenada no pueda con un grupo de siete u ocho personas armadas con hondas y palos?

El miedo es una condición natural del ser humano frente al peligro, pero también puede ser la más perfecta arma para generar la deshumanización de la especie. Y al miedo se le opone la valentía, o sea tener el valor de pensar, soñar y decir lo más parecido a la verdad. Y la verdad, hoy, es que Santiago no está.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here