Por Macarena Cangioli – Lic. en Comunicación   

Eduardo Galeano escribió, “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas puede cambiar el mundo”. Me gusta creer que tiene razón, porque menciona la potencialidad de los buenos actos, para mejorar la sociedad en la que vivimos.

La ciudad de Esquel, está llena de historias de “gente pequeña” haciendo cosas para cambiar el mundo. Hoy, les voy a presentar sólo dos ejemplos, vinculados a la niñez y el juego.

El primer caso es el de Mónica Barrionuevo y Leonardo Montes artesanos jugueteros. Para ser exacta, viven y tienen su taller en Trevelin, pero desparraman su arte por toda la cordillera y más allá.

Ellos se dedican a la producción de juguetes tradicionales en madera, hace más de diez años, con el nombre “Sambalelé, taller de juguetes artesanales”.

Sus productos tienen un estilo propio y son reconocidos por su calidad estética. Según Mónica, la belleza de los juguetes tradicionales es un atractivo para los niños y las niñas, pero también es un modo de conectarse con el placer, con el disfrute. Es una manera de contribuir a la formación del sentido estético para que en el futuro puedan apreciar la calidad de lo que consumen y valorar lo diverso.

Sambalelé, como todo emprendimiento implica muchas horas de trabajo, creatividad, tenacidad, capacitación. Y, como si eso fuera poco, los juguetes son fabricados con la intencionalidad de construir un mundo para la infancia. Un mundo de fantasía y belleza.

Entre mates, Mónica me dice con naturalidad, “entre todas las definiciones de jugueteros la que más nos gusta es la de constructores de mundos, porque buscamos sostener en el tiempo la ingenuidad de la infancia”.

Para ella, el juego  habilita la fantasía y aleja al niño de la realidad de los adultos, contrariamente a la celeridad con que viven algunos de ellos su infancia: “la realidad es tan dura, es tan desigual la competencia que tienen los niños contra todo lo que los quiere volver adultos más rápido,  arrancarlos de la infancia, sacarlos de la ingenuidad para mostrarles una verdad que duele”.

Mónica cree que hace falta habilitar espacios para jugar y  mayor compromiso de los adultos con el derecho a jugar, “el niño tiene que ir a la escuela a estudiar, y después tiene que estudiar otras cosas extraescolares  y cuando juega lo hace en lugares chicos, donde no haga ruido, no moleste, no se lastime, no se caiga, donde no haga nada”.   Es así, que la computadora, internet  y el teléfono suplantan al juego para comodidad de los adultos por algunas horas.

El compromiso de Sambalelé, no sólo pasa por el sentido que Mónica y Leonardo le dan a su oficio, sino que además, hacen donaciones a particulares e instituciones, como forma de retribuir y agradecer todo el afecto que reciben.

Hace un tiempo, entregaron al Hospital Zonal de Esquel, un cuadro “muralito” a uno de los consultorios de Salud Mental donde asisten niños y niñas para su tratamiento.

El segundo caso, se trata de la juegoteca del barrio Don Bosco. Un proyecto que lleva adelante un grupo de personas, integrado por jóvenes de la residencia de Salud Mental Comunitaria del Hospital Zonal de Esquel, la junta vecinal del Barrio Don Bosco, personal del NAC (Núcleo de Acceso al Conocimiento) y familias del barrio.

Los días viernes a partir de las 14.30 un grupo de niños y niñas del barrio se encuentran para jugar en la sede vecinal, mientras sus mamás participan del Club del Trueque. Allí, cuentan con una serie de juguetes a su disposición. La consigna es libre: jugar por jugar. Las referentes del proyecto, me explican que se trata de un espacio que ofrece algo alternativo a los juegos electrónicos y a la televisión. El juego de cada tarde es a elección de los más pequeños, de manera espontánea y según las ganas del momento, mientras que, los adultos a cargo garantizan una convivencia pacífica.

Las actividades se renuevan en cada encuentro. Una tarde juegan a la pelota, otra, bailan danzas folclóricas, se disfrazan, miran una película, dibujan, pero sobre todo comparten, se relacionan con otros desde la alegría.  Y al vincularse con otros, también se amplía el mundo personal.

Una mamá que asiste al espacio con sus hijos destaca la importancia de contar con tiempo para jugar en familia. Según me cuenta, el vínculo con sus hijos mejoró a partir de su participación en la juegoteca.  Su hija encontró un lugar de pertenencia, donde puede expresarse  y ella se siente acompañada.

En tiempos en que los chicos pasan muchas horas solos frente a las pantallas y cada vez menos en la calle, porque para algunos se volvió peligrosa, la invitación a encontrarse a jugar se vuelve imprescindible.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí