Una amistad que se tejió hace 50 años

0

Roberto Müller y Luisa Jaramillo se conocieron a fines de los sesenta. Por entonces él era comprador y vendedor de lana, mientras que ella venía de Cushamen y dedicaba sus horas a tejer, oficio que aprendió de su tía. Con el tiempo forjaron una fuerte amistad.

Cuando Roberto inauguraba la emblemática “Casa de Esquel”, que en unos días cerrará sus puertas, Luisa llegaba a la ciudad en búsqueda de un mejor porvenir para sus hijos. La educación era fundamental, entiende. “Con mi marido queríamos que los chicos vayan a la Escuela”, cuenta esta mujer nacida en Cushamen hace más de 70 años.

Ni bien llega de la zona rural comienza a rebuscársela con lo que mejor sabe hacer: tejer. Una mano atrás y una adelante, como reza el dicho. “Mi tía me enseñó lo que sé”, confía orgullosa en esta charla con diario La Portada. De inmediato don Müller agrega con decisión y muy convencido: “En la región no hay como los trabajos de ella”.

“Nos queremos mucho”, aseguran estos dos vecinos, que pese a las canas y a algunas pequeñas arrugas lógicas de la edad aún se mantienen vitales. Según explican, la amistad nace a través de una relación comercial. Él compraba los ponchos, fajas y alfombras que ella elaboraba con sus propias manos, y una habilidad única.

“Hoy no existen tejidos como los de ella. Todo se está mecanizando. Las máquinas son los instrumentos principales. Soy testigo de que han sido innumerables los premios, diplomas y distinciones que ha recibido a lo largo del país”, subraya quien hace un tiempo fuera declarado “Vecino Ejemplar” en el Honorable Concejo Deliberante de Esquel.

Luisa recuerda que aprendió el oficio a los 4. Torcer hilo, hilar y telar, en ese orden. “Mi tía me decía que las mujeres no poseían la fuerza de los hombres pero en la manos teníamos muchas posibilidades. Durante mi vida además de vender hice cosas para toda mi familia con lana de oveja. Hacía de todo: fajas, ponchos, matrones, alfombras, tapices”, añade.

La conversación termina. Es hora del almuerzo. Don Müller reconoce que tiene algo de hambre y decide emprender regreso rumbo a su casa de la calle Sarmiento. Un fuerte abrazo de despedida y un “nos vemos pronto”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí